nacional

Fallece un hombre de 90 años tras sufrir un atragantamiento mientras comía

Los servicios de emergencia nada pudieron hacer el por el hombre que sufrió el atragantamiento
atragantamiento
Pese a la rápida actuación de los sanitarios, nada pudieron hacer para que el hombre no falleciera por un atragantamiento

Un hombre de 90 años ha perdido la vida tras sufrir un atragantamiento en Almansa (Albacete), tal y como han con confirmado a Europa Press fuentes del 112 de Castilla-La Mancha.

A las 15.39 horas, los servicios de emergencia recibieron una llamada advirtiendo de que un hombre estaba sufriendo un atragantamiento en un bar de una vía de servicio de la A-31 kilómetro 140 sentido Alicante, mientras esta persona estaba comiendo.

Hasta el lugar se ha desplazado la Policía Local y una UVI, que ha atendido al varón, pero que no ha podido hacer nada por salvar su vida.

¿Cómo actuar ante un atragantamiento?

Un atragantamiento en adultos suele producirse en el momento de la comida. En niños, el atragantamiento puede también producirse durante la comida o por tragarse cualquier otro objeto.

El atragantamiento impide hablar, respirar e incluso toser. La falta de oxígeno hace que el color del paciente se vuelva azul o morado.

En estas circunstancias se debe intentar que el paciente tosa. Para ello se deben dar una serie de golpes en la espalda, entre los dos omóplatos, mientras que el paciente se encuentre de pie inclinando el tórax hacia adelante.

Si con estos golpes no se resuelve el atragantamiento se debe realizar la maniobra de Heimlich. Esta maniobra debe hacerse sólo en el caso de estar seguros de que el paciente sufre un atragantamiento.

  • En adultos o niños mayores, se debe abrazar al paciente por detrás, con los dos brazos, mientras se encuentra de pie. Se coloca una mano cerrada y la otra recubriendo la primera sobre el  abdomen y se presiona sobre el estómago, justo por encima del ombligo y por debajo de las costillas.
  • En niños mayores de 1 año se debe tender al niño boca arriba sobre una superficie dura. Posteriormente se juntan ambos manos entre el ombligo y el esternón, la zona del estómago, y se presiona varias veces dirigiendo la fuerza hacia el pecho.
  • En niños menores de 1 año se recomienda colocarle boca abajo y aplicar unos golpecitos en la espalda.

TE RECOMENDAMOS