obituario

Falleció el notario y fotógrafo Juan Antonio Pérez Giralda

Juan Antonio Pérez Giralda era hijo del prestigioso abogado lagunero don Juan Pérez Izquierdo y de doña Aurelia Giralda
Juan Antonio Pérez Giralda
Juan Antonio Pérez Giralda fotografió no solo Tenerife, sino varios lugares del mundo

El notario jubilado y gran fotógrafo Juan Antonio Pérez Giralda (La Laguna, 1934) falleció ayer en Tenerife. Había ejercido su profesión de fedatario público hasta el año 2000 en Fuerteventura, La Palma y su isla natal.


Su gran afición era pilotar avionetas y fotografiar el Teide, tarea en la que se mantuvo durante casi un cuarto de siglo, llegando a publicar libros de fotografías realmente bellas del entorno de Las Cañadas, incluso del interior del cráter de la montaña más alta de España.


Juan Antonio Pérez Giralda formó parte de un selecto club de pilotos formados en el Real Aeroclub de Tenerife, aficionados a retratar la isla desde el cielo. Como notario era un hombre muy solicitado, por su gran dominio del oficio. Su familia procede de La Laguna.

Juan Antonio Pérez Giralda, su familia la labor diplomática de su hermano


Era hijo del prestigioso abogado lagunero don Juan Pérez Izquierdo y de doña Aurelia Giralda. Su hermano Aurelio fue embajador de España en varios países y es autor de ensayos y novelas de éxito. Estudió en Lovaina y aprobó brillantemente las oposiciones en la Escuela Diplomática de Madrid.


Entre otros destinos ocupó la legación española en Caracas, sustituyendo a un embajador tinerfeño, el doctor Alberto de Armas. Tres embajadores canarios tuvo Venezuela: Matías Vega Guerra, Alberto de Armas y Aurelio Pérez Giralda.


Las fotografías aéreas de Juan Antonio Pérez Giralda han dado la vuelta al mundo y han constituido una gran promoción de las bellezas paisajísticas no sólo de Canarias, fundamentalmente de Tenerife, sino de países como Islandia y también de otros con guerras y dictaduras finalizadas, además de rincones de cementerios de París y de varias ciudades en donde descansan personajes famosos y casi olvidados.

Tiene mucha obra fotográfica de los estragos que la guerra de los Balcanes provocó en Sarajevo, capital de Bosnia-Herzegovina. Expuso en el TEA, con mucho éxito, una muestra de su producción fotográfica, incluido el drama de esa ciudad,
Sarajevo. Era un viajero de vocación, siempre con su Leika a cuestas, y colaboraba con diversas asociaciones de fotógrafos de todo el mundo. Algunas revistas de prestigio en el mundo del arte de la fotografía publicaron obra suya, muy apreciada.


En su archivo quedan miles de fotos y de negativos, que él mismo revelaba, dándole la textura y el color deseados. La fotografía era su pasión verdadera, aunque su notaría llegó a ser una de las más importantes de Santa Cruz. Su libro “Tenerife, de Este a Oeste” es una crónica en imágenes de la isla de Tenerife. Muchas de sus fotografías han sido elegidas para promocionar la isla y él fue llamado el notario de las imágenes.


En los últimos tiempos, Juan Antonio Pérez Giralda hacía submarinismo, siempre con la intención de fotografiar los fondos marinos de la isla. Era, en su manera libre de actuar, un aventurero del arte. Descanse en paz este gran tinerfeño. A su esposa, Mariflor, a sus hermanos Carlota y Aurelio y al resto de su familia, nuestro más sentido pésame por una pérdida irreparable

TE RECOMENDAMOS