la gomera

Fallece Manuel Álvarez, el patrón que vivió la odisea del Moncho II

El pescador gomero ha muerto a los 80 años, casi 40 después de sobrevivir, junto a otros dos pescadores herreños, tras quedarse a la deriva en el profundo Atlántico
manuel-alvarez-moncho-ii

El viernes falleció en La Restinga, a los 80 años, Manuel Álvarez Espinosa, Guajara, patrón del Moncho II, el barco que protagonizó hace casi 40 años una de las mayores epopeyas que se recuerdan entre los pescadores canarios, al sobrevivir en pleno Atlántico en un barco a la deriva.

Según recogió Juan Carlos Mateu, en un artículo de hace cuatro años, y recordó ayer Carlos Pérez Simancas, gomero y recopilador de historias, el Moncho II partió el 22 de enero de 1983 desde Playa Santiago con destino al puerto de La Restinga, en El Hierro. Aquella embarcación de ocho metros, que habían comprado unos días antes en Tenerife por 1.225.000 pesetas, pasaría a la historia náutica de las islas Canarias. Nada más zarpar sufrieron un inesperado contratiempo que pondría a Manuel Álvarez Espinosa, Noel Machín Hernández y José Benito Morales ante el mayor reto de sus vidas. Una travesía de dos horas que les separaba de su destino se convertiría en una epopeya de ocho días. Una rotura en la caja del motor del barco los dejó al garete y a merced del océano. Al caer la noche, los tres marineros sin radio a bordo veían, con esperanza, las luces de los coches en la carretera de Valverde, lo que les daba la confianza de ser rescatados al día siguiente. Pero hubo un factor más, que complica la situación: una espesa calima comenzó a cubrir las Islas y un temporal de viento se cernía sobre ellos.

Pasaron las horas y no hubo indicios del paradero de la embarcación. Una noticia sacudió la Isla: el Moncho II no aparecía. Se activaron las alertas de búsqueda y se movilizaron aeronaves del Servicio de Salvamento Aéreo. Pero la fuerza de las corrientes y los vientos arrastraron a los tres pescadores al abismo. Entraron en las corrientes del Atlántico y el barco iba a la deriva. La comida y el agua escaseaban. Apenas tres hogazas de pan, un paquete de galletas, media docena de jugos, unas cuantas naranjas, un kilo de peras y ocho litros de agua en un pequeño bidón. El 29 de enero fueron rescatados por el barco argelino Nedroma que se dirigía a América. Fue un milagro que aquel barco se tropezara con el Moncho II y lo llevara hasta el puerto de Baltimore (Estados Unidos), regresando a El Hierro unos días más tarde. Hubo fiesta en La Restinga, donde acudió toda la Isla para reencontrarse con los tres pescadores. 39 años después, el viernes fallecía Manolo Álvarez, el patrón.

TE RECOMENDAMOS