la laguna

Se limita el uso de la piscina de la Punta del Hidalgo para acondicionarla

Los trabajos se centran en la rehabilitación del vaso, debido a su deterioro, unas labores que se llevan a cabo con marea baja y cuya finalización se prevé a mediados de junio
piscina-de-la-punta-del-hidalgo
La piscina natural de Punta del Hidalgo es sometida a mejoras para el verano. DA

La Concejalía de Playas y Piscinas del Ayuntamiento de La Laguna ha limitado el uso de la piscina del Arenisco, en Punta del Hidalgo, para poder poner a punto la instalación de cara al verano. Los trabajos ya han arrancado y se centran en la rehabilitación del vaso, debido a su mal estado, ya que se han detectado grietas en la estructura y ha perdido parte de su capa protectora. Durante el desarrollo de las labores (cuando hay marea baja), la zona de baño es balizada y permanece cerrada, pero luego queda reabierta con su llenado.

El alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, recuerda que esta actuación se suma a la ya ejecutada en las piscinas de Bajamar para “ofrecer unos servicios públicos de calidad a la ciudadanía. Nuestro propósito es que tanto visitantes como vecinos y vecinas puedan disfrutar en la temporada estival de unos espacios modernos y adaptados a sus necesidades, en uno de los rincones naturales y paisajísticos más ricos del municipio y que, sin duda, debemos potenciar y salvaguardar”, agrega.

El Consistorio, además, ha reabierto recientemente la playa de Bajamar, tras la finalización de las obras de reparación del dique acometidas por el Cabildo de Tenerife. Por tanto, el regidor local y la concejala responsable del área, Cristina Ledesma, esperan “recibir el verano con unas zonas de baño totalmente acondicionadas”.

La edil calcula que las labores quedarán culminadas a mediados de junio y confía en que “el comportamiento de las mareas no produzca retrasos en su ejecución, para que pueda estar en servicio al 100% cuando finalice el curso escolar”.

La intervención “es muy similar a la ya desarrollada en el vaso II de Bajamar, aunque al comenzar con su arreglo hemos hallado grietas interiores que no sabíamos que estaban”. El problema, indica, es que “ha habido falta de conservación, porque no se había hecho ningún tipo de actuación de este tipo desde que se construyeron”.

El estado de deterioro en que se encontraba el vaso II de Bajamar y el Arenisco ha llevado a la Concejalía de Playas y Piscinas a “priorizar estas dos obras. Desde el área se ha realizado un importante esfuerzo para poder sacar adelante estos trabajos tan complejos, porque hay que esperar a que las condiciones meteorológicas sean favorables para poder actuar en el interior de las estructuras, con el objetivo de continuar prestando unos servicios de calidad en esta parte del litoral, uno de nuestros principales reclamos turísticos”, añade Cristina Ledesma.

TE RECOMENDAMOS