Umiaya x Germán Ortega, una cocina novedosa en Maspalomas

Drazen Alkazandear Sosa Alfonso, en la cocina, y Alba Bernal, en la sala, convierten el restaurante en un espacio para disfrutar de la gastronomía

Umiaya x Germán Ortega, ubicado en Maspalomas (Gran Canaria), es un restaurante joven que abrió sus puertas en 2020, justo antes de la pandemia, pero que pronto ha dado que hablar en esa isla. El chef y propietario es Germán Ortega, que cuenta con otro restaurante donde cocina, La Aquarela (Mogan), donde ostenta una estrella Michelin y dos soles de la Guía Repsol. Pero en Umiaya trabaja en los fogones Drazen-Alkazandear Sosa Alfonso, formado bajo los mandos de Ortega, quien despliega técnica, buenos productos con una buena representación de los canarios, y creatividad en sus platos.

Lo primero que hay que explicar de este restaurante es que el nombre, Umiaya, es un lugar en el que peregrinaban los antiguos pobladores de Gran Canaria, una montaña sagrada para los aborígenes y un orgullo del patrimonio de los canarios.

El restaurante se divide en dos amplias salas, con grandes cristales por donde penetra la luz natural, y una terraza para aquellos que quieran disfrutrar del aire libre. Una cava acristalada da testimonio de lo importante que son los vinos, blancos, rosados y tintos, los champagnes y cavas y una buena representación de los canarios, que corre de la mano de la jefa de sala, Alba Bernal, a quien le gusta dar a conocer a los visitantes de Gran Canaria la calidad de nuestras bodegas.

Umiaya x Germán Ortega recibió el pasado día 4 de julio, en el Auditorio de Tenerife, el galardón a Premio Cocina Sin Combustión que patrocina Philip Morris, en los XXXVII Premios de Gastronomía DIARIO DE AVISOS.

En esta edición, Umiaya x Germán Ortega participó en el concurso junto a Taste 1973, en el hotel Villa Cortés, de Arona; Sargo Carbón (Garachico); Izakaya LO, en la plaza del V Centenario de La Orotava; San Sebastián 57, en Santa Cruz de Tenerife; Cuernocabra, en el Espacio Gourmet de El Corte Inglés, de Las Palmas de Gran Canaria; Tabaiba, en Las Palmas de Gran Canaria; y The Hook, en Las Palmas de Gran Canaria.

La transformación que lleva a cabo Philips Morris para alcanzar un futuro sin humo ha motivado que la compañía en las Islas Canarias apoyen los espacios gastronómicos que apuestan por una cocina sin combustión. Los chefs, en la elaboración de sus platos, evitan las altas temperaturas, logrando prescindir del humo y favoreciendo que se mantengan todas las propiedades y esencias de los alimentos.

Con estos requisitos Drazen Alkazandear, que nació en 1986 en Las Palmas de Gran Canarias, elaboró su propuesta gastronómica. De entrada, una exquisita ostra, acompañada de lichee y luego un camarón soldado con mango y el toque picante del jalapeño, que estaba sabroso.

Destacados

A continuación un masu de atún, con huevo de codorniz y crujiente marino y un shime de jurel, con verduritas y brotes tiernos, ambos muy recomendables. El siguiente paso fue un brioche de vaca frisona criada en Gran Canaria y queso de cabra Pajonales, también de esa isla. Otro plato destacado fue el pichón, acompañado de praliné y trigo.

Los postres también apuntan alto con Drazen Alkazandear, quien propuso unos frutos rojos con queso flor y un choco, plátano y millo.

Drazen Alkazandear acierta en el diseño y elaboración de ese menú, apropiado para los meses de primavera y verano en este restaurante que, aún con los días de cierre por la pandemia y luego las restricciones de horarios y aforos, está demostrando como se puede ofrecer una buena cocina en las zonas turísticas, algo en ocasiones difícil de encontrar. El restaurante está ubicado en la avenida de Gran Canaria, número 80, en Maspalomas, Gran Canaria, tiene en la carta platos para compartir como las croquetas de pato ahumado con mahonesa de puerros, tacos de cochifrito, cebolla de Gáldar y chipotle, solomillo de vaca, crujiente de ajo y romero con un toque de mostaza antigua o lomo bajo madurado y setas.

TE RECOMENDAMOS