nacional

Víctor, el hombre que echó con barras de hierro a la familia que okupaba su casa: “Actué en caliente”

Varios residentes de la zona salieron de sus casas y algunos inmortalizaron el desalojo con sus móviles
Se toma la justicia por su mano: acude a su casa con palos para echar a los okupas
Víctor, el hombre que echó con barras de hierro a la familia que okupaba su casa: "Actué en caliente"

Víctor y dos amigos, armados con una barras de hierro, acudieron su vivienda para echar a la familia que ‘okupaba’ ilegalmente su casa. “No puede ser que el propietario de una vivienda tenga menos derechos que un okupa: eso solo pasa en España”, indicaba este ingeniero natural de Murcia a El Español, tras viralizarse el vídeo que muestra cómo expulsa del inmueble a tres adultos y tres menores de edad.

Estas personas solo estuvieron 24 horas dentro de la propiedad de Víctor. “Este domingo, sobre las cinco de la tarde, fui a la casa con mi mujer y mis dos hijas para recoger un patinete”, relata. “Cuando mi esposa intentó entrar a la vivienda vio que no podía meter la llave para abrir la puerta, entonces, salió un vecino y nos dijo que el sábado se habían metido unos okupas y cambiaron la cerradura”.

Preguntado, en la entrevista concedida a El Español, por su reacción a la información que le proporcionó su vecino, Víctor detalla que “busqué a un par de amigos y les dije que me acompañasen para recuperar mi casa. Actué en caliente por completo: no podía tardar. En mi familia estuvimos metidos en una caso de desocupación, utilizamos todas las medidas legales y tardamos cinco años en sacar a los okupas”.

Varios residentes de la zona salieron de sus casas y algunos inmortalizaron el desalojo con sus móviles. En uno de los vídeos se aprecia cómo Víctor y sus dos amigos entran al chalé, empuñando barras metálicas, y gritando: “¡Vamos ‘pa’ fuera!”. Con paso firme avanzan por el patio, donde un hombre se está bañando con un niño, observado por una mujer, una adolescente menor de edad, y otro crío, pero en un segundo arremeten con violencia contra la piscina de plástico y abren un boquete.

“¿Esto es tuyo?”, “¿Lo has pagado?”, “¡Se acabó el nadar!”, espeta el trío desocupa, mientras el adulto y el crío salen asustados del agua: “Vale, vale”. Víctor empieza a sacar las pertenencias de los okupas y las lanza a la carretera. Entretanto, sus dos amigos exigen a gritos a los adultos que desalojen de inmediato la propiedad: “¡A la puta calle!”

TE RECOMENDAMOS