superconfidencial

De vuelta a la rutina

De vuelta a la rutina, a uno le da que 2023 va a ser un año complicado, aunque no quiero rendirme al pesimismo. Me he pasado las Navidades en casa y en pijama y me da que la cosa de los Reyes Magos va a ser parecida. Ni un solo regalo, solo la agenda de Cajasiete, que agradezco porque es buenísima, cómoda y la única que utilizo en el año. Antañazo, mi casa se llenaba de jamones y de cestas de Navidad, ahora puedo patinar sin tropezar con nada. Hay que ver cómo cambian los tiempos y cómo se pasa de la opulencia a la ausencia de donantes en un plis/plas. Hay una chica que se llama Sonia, una profesora muy guapa y creo que inteligente, que opina que estoy acabado. Se lo ha dicho a mi sobrino. Voy a regalarle el libro de Memorias ligeras para que se entretenga un rato, como yo me he entretenido en estas fiestas leyendo el libro de Antonio Caño, ex director de El País. Lo menos interesante del libro es precisamente su salida de El País, lo demás se lee con fluidez hasta las últimas páginas, que son insufribles. Hace una profecía interesante sobre el futuro de los periódicos, en plena era digital. Caño es un buen periodista que deja muy bien a otro gran periodista, Juan Luis Cebrián. Ahora releo una biografía de Raúl del Pozo, quien una vez que le pasaron por teléfono a su amigo el rey Juan Carlos, dijo: “Hola, rey, ¡que viva la república…francesa!”. El rey se descojonó. Y en otra ocasión, a propósito de una operación del monarca: “Señor, no importa un stent más o menos, lo que importa es que a uno le funcione el ciruelo”. Al rey le funciona.

TE PUEDE INTERESAR