PNC: nacionalismo sólido frente al insularismo líquido

Por Chema Hernández. El pensamiento líquido es aquel que diluye, en apenas unas horas o unos días, las metas trazadas y las sustituye por otras, más convenientes para el momento, que es cada momento nuevo. El pensamiento licuado no permite profundizar. Para qué, si hacerlo entra en contradicción con darse el tiempo necesario”. David Senabre(1995), El pensamiento líquido actual.
Tras 99 años de historia, el PNC, el partido que representa y defiende el nacionalismo canario, sigue aquí y seguirá estando cuando los dedos que teclean estas líneas ya no sean, esta certeza que sólo la da el tiempo y una verdad incontestable, las circunstancias que hicieron necesaria hace un siglo la fundación de este partido siguen estando ahí, modeladas, camufladas y atenuadas, pero son en esencia las mismas. ¿Qué circunstancias son las que persisten? Se mantienen un estatus de colonialidad que no ha variado y si ha sido endulzado con una supuesta autonomía que nos deja sin soberanía sobre numerosos aspectos de nuestra vida cotidiana, pero, lo que es más grave, nos expropia nuestro mar y nuestro cielo sin control de puertos y aeropuertos, con un mercado eléctrico que marca precios en relación con la generación en España y que, aunque todo derivará de energías limpias, aún seguiríamos pagando los precios que en territorio europeo, pero es que también los índices de exclusión social, y de pobreza, absoluta y relativa, a distintos niveles de desarrollo económico desde la fecha de nuestra fundación hasta ahora persisten, al igual que el modelo de extracción de riqueza.
El Partido Nacionalista Canario sí es nacionalista, no se esconde detrás de conceptos o expresiones como “Partido de Canarias”, una veces esto, otras partido de estado, otras “nuestro país, España”, “otras Canarias es una nación”, una espectral y contradictorio relación con las palabras, las expresiones y los conceptos a las que se refieren. El Partido Nacionalista Canario apuesta firmemente por todas nuestras libertades: comercial, energética, de desarrollo del turismo sostenible, sus aguas, de su cielo, del control de sus fronteras, con su policía extendida e implantada en todo su territorio… Canarias para Canarias, identidad y orgullo para nuestro territorio y nuestra ciudadanía. El PNC es nacionalista sin complejos, con firmeza, y se reivindica como el partido, la casa común de todos los nacionalistas, de todos los soberanistas, su ideario no toma la forma de la botella en la que se envasa, su pensamiento es sólido y se modela a base de adaptarse con el cincel a cada etapa histórica, pero sus ideas fuerzas siguen siendo las mismas construir Canarias como nación y que sean nuestros ciudadanos quienes decidan qué, cómo y con quién. Si el lector espera que nuestro ideario quede licuado no lo hará, ya sean tenis o playeras no las vendemos como cercanía, proximidad a los problemas y soluciones con certezas y rigor. Como afirma Zygmunt Bauman (Vida Líquida): “La vida líquida es una vida precaria y vivida en condiciones de incertidumbre constante”.

*Secretario general del PNC

TE PUEDE INTERESAR