superconfidencial

La señora del paraguas

Salía Azaña, presidente de la II República, de un acto en el Congreso de los Diputados cuando una señora de derechas, que enarbolaba un paraguas, agitando la prenda en el aire, le gritó: “¡Feo!” Don Manuel apartó serenamente a uno de los escoltas, se acercó a la increpante y le dijo: “Mire usted, señora, le aseguro que de eso no tengo yo la culpa”. Le ocurre lo mismo a Roures, el independentista catalán ligado a los medios de comunicación y al fútbol y fanático y benefactor del F.C. Barcelona, un club igualmente cercano al regionalismo provinciano catalán y, por tanto, separatista. (Como Cataluña se separe de España no sólo perderá su único mercado sino que el Barça jugará la Liga de Mónaco, que no existe). Pues bien, no se puede obviar que Roures es feo de cojones y, cada vez que puede, arremete contra lo español y contra el Real Madrid, el mejor club del siglo XX, a juzgar por el trofeo que le entregó la FIFA, basado en estadísticas; es decir, en métodos científicos. Bastante ha chupado Roures de España, así que lo mejor que podría hacer es ser más prudente. En fin, que me da igual, pero quería contar, más que nada, la anécdota de Azaña y de la señora que le llamó feo, porque lo mismo me puede decir Roures a mí: “Le aseguro que de eso no tengo yo la culpa”. La semana empieza con una polémica arbitral en el Bernabéu. Para una vez que un partido del Real Madrid lo arbitra un colegiado imparcial y valiente lo ponen a parir. Existe como una especie de odio al club de Florentino Pérez, que rotundamente es el mejor del mundo, por historia. Al final tendrá que apretar y meter más goles y dormir menos la siesta para que sea aún más indiscutible. Lo demás son gilipolladas.

TE PUEDE INTERESAR