nacional

La Policía confirma 9 muertos en el incendio del edificio en Valencia

Se registran, al menos, 15 heridos, de los que cuatro ya han recibido el alta y dos bomberos continúan ingresados. El poliuretano de la fachada ayudó a propagar el fuego. El juzgado de guardia que investiga el siniestro decreta el secreto de las diligencias
La Policía confirma 9 muertos en el incendio del edificio en Valencia

La brigada científica de la Policía Nacional ha hallado nueve cadáveres -no identificados- en el incendio del complejo residencial arrasado el pasado jueves por las llamas en Valencia. Cuatro de los fallecidos han sido encontrados en un balcón. Aunque a primera hora de la tarde de ayer se anunció la detección de diez cuerpos, al parecer la policía científica habría identificado como dos personas distintas a restos de una sola. Hay, al menos, 15 heridos, de los que cuatro ya han recibido el alta.


La delegada del Gobierno en Valencia, Pilar Bernabé, anunció a primera hora de la tarde que, de las 14 personas no localizada, hay un bebé de menos de un mes, un niño de dos años y sus padres. Los fallecidos aún no han sido identificados. Además, Bernabé expresó que todavía no hay una hipótesis sobre las causas del incendio y recordó que se ha decretado el secreto de sumario.


La alcaldesa de la ciudad, María José Catalá, por su parte, explicó que, en estos momentos, son ya 105 las personas realojadas en hoteles.


Respecto a las que resultaron heridas en este siniestro, fueron atendidas 15. Cuatro de las seis que quedaban ingresadas recibieron el alta durante la mañana de ayer. Solo permanecen ingresados dos bomberos, pero no corre peligro la vida de ninguno de ellos.


El president de la Generalitat, Carlos Mazón, decretó tres días de luto en toda la Comunitat Valenciana y anunció ayer que ya se está coordinando con el Ayuntamiento el establecimiento de medidas económicas para los afectados por el incendio para la compra de bienes de primera necesidad y alquiler de vivienda.


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se desplazó a la zona para conocer sobre el terreno las tareas que siguen realizando los bomberos. Allí mostró su “empatía, cariño y solidaridad” a los afectados y prometió “todo tipo de ayuda”.


Desde el Ejecutivo, la ministra de Ciencia, Innovación y Universidades, Diana Morant, recalcó desde los alrededores de la zona “la máxima colaboración” del Gobierno con las autoridades valencianas “en los distintos estadios” que se vayan desarrollando. “Estamos aquí para lo que se necesite”, dijo.

Gritos desgarradores


Gritos desgarradores procedentes desde el interior estremecieron a los presentes durante toda la tarde del jueves. Todos, sin excepción, daban por seguro que habría víctimas mortales, pero no fue confirmada ninguna hasta la madrugada. La tragedia, independientemente de la cifra final de fallecidos, pudo haber sido mucho mayor. La minimizó la actuación heroica de Julián, el conserje, que se jugó la vida para salvar la de los demás al avisar puerta por puerta con el incendio ya declarado. También la de los bomberos, que rescataron a dos supervivientes de un balcón cuando ya parecía imposible.


El siniestro consternó a propietarios y residentes. “¿Cómo ha podido arder de esta manera un edificio de 2008?”. Este fue el lamento generalizado en las inmediaciones del complejo de 138 viviendas y 450 vecinos arrasado por las llamas en el barrio valenciano de Campanar. El inmueble lo construyó la promotora Fbex, del empresario Juan Parada. La clave parece estar en el poliuretano que contenía la fachada y en el intenso viento. Soplaba a unos 20 kilómetros por hora, con rachas de hasta 60.


“Es increíble, era nuevo y ha ardido como una falla”, exclamaba otra lugareña. Los vecinos se agolpaban desesperados junto al precinto policial. “He perdido mi casa”, “tenía dentro toda mi vida” fueron las frases más repetidas. “Estaba atrapada en su piso y ya no me coge el teléfono”, lamentaba entre lágrimas una mujer.


La tarde caía y el fuego se propagaba con celeridad. Valencia al completo, con ceniza en barrios a kilómetros de distancia, fue testigo del incendio, que provocó una inmensa columna de humo negro desplazada por el viento. El 112 movilizó inicialmente a 10 dotaciones de Bomberos municipales, dos SAMU y un SVB.


Las llamas, según las imágenes difundidas en un primer momento, comenzaron en la parte superior de la finca. Se desconoce qué las provocó. Rápidamente, en poco más de una hora, se extendieron a la totalidad del inmueble. Tanto hacia arriba como hacia abajo. Hubo un gran temor de que pudiera colapsar el edificio, pero la estructura resistió. “En principio, no hay riesgo de colapso”, aseguró en su comparecencia el representante de los bomberos.

Revestimiento de poliuretano


El Colegio de Ingenieros Técnicos de Valencia apuntó directamente al revestimiento de poliuretano del edificio como uno de los posibles factores de propagación del fuego, junto al fuerte viento y las altas temperaturas. Se unió a esta tesis la vicepresidenta del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Valencia, Esther Puchades, que fue la especialista que peritó el complejo.


Algunos vecinos se mostraron contrariados con esta explicación. Argumentaron que, según la información proporcionada cuando lo adquirieron, el revestimiento de la fachada era de un producto denominado alucubond. Se trata de “un compuesto de aluminio con relleno mineral de difícil inflamación” o incluso “incombustible” (en función de la gama utilizada en este caso). El poliuretano, sin embargo, parecía encontrarse debajo de este revestimiento.
Esther Puchades indicó que el inmueble comenzó a construirse en 2005. El Código Técnico de Edificación del año 2006, modificado en 2017, ya impide este tipo de revestimientos y exige materiales ignífugos para evitar incendios.


La alcaldesa de Valencia, María José Catalá, ha puesto a disposición de los afectados por el incendio un edificio de nueva construcción que adquirió el Ayuntamiento con un total de 131 viviendas.

TE PUEDE INTERESAR