El Gobierno de Canarias ha resaltado este jueves que es un destino turístico seguro pero teme una “retracción” en los viajes entre los turistas de sus mercados emisores si crece el “temor” ante la rápida expansión de casos, especialmente en Italia.

Así lo ha expuesto a los periodistas el portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, tras el Consejo de Gobierno, subrayando que por ahora no constan cancelaciones de reservas a las islas y que están “atentos” a la evolución del sector turístico, lo mismo que las aerolíneas y los turoperadores.

En esa línea, ha señalado que los posibles efectos para Canarias son los propios de la “inestabilidad económica” que se puede generar a nivel mundial pues la gente puede pensar que “es mejor no viajar” y quedarse en su lugar de residencia.

Además, desde el Gobierno se entiende que se puede “compensar” el posible efecto negativo de tener un hotel en aislamiento por cuatro casos de coronavirus “con la velocidad y capacidad de reacción” del sistema sanitario canario. “Es preferible soportar este modo aparatoso de intervenir pero ser transparente”, ha indicado.

Pérez ha señalado que se trabaja con un “extremo rigor y una velocidad notable que merece el sobresaliente” y ha criticado el “sensacionalismo” que se cierne sobre Tenerife cuando el coronavirus es un “fenómeno mundial y globalizado” que la humanidad tiene que combatir.

“Nos sitúan como un lugar tocado por el coronavirus y es al contrario, te atienden con rapidez y perfectamente. Tenerife es un destino seguro”, ha explicado.

En este sentido, la consejera de Sanidad, Teresa Cruz, se ha emocionado al agradecer la labor de los profesionales del Servicio Canario de Salud, tanto los que prestan sus servicios en el hotel de Adeje como en el resto del departamento. “Es un orgullo dirigir esta Consejería”, ha señalado.

El jefe del servicio de Epidemiología, Domingo Núñez, ha admitido que los trabajadores están haciendo un “sobreesfuerzo” que asumen como su “deber”, con jornadas de hasta 18 horas diarias, advirtiendo de que la carga de trabajo va en aumento porque las consultas se incrementan, sobre todo debido a la amplia colonia de italianos en Canarias.

“Nuestro objetivo es la detección precoz y el sistema está funcionando. No hay evidencias de transmisión comunitaria y son casos importados”, ha señalado.

Como muestra del aumento de la actividad, la línea telefónica de información habilitada por el Gobierno de Canarias ha recibido un total de 1.151 llamadas en los últimos tres días, 340 solo en la jornada este miércoles.