Fue el pasado jueves cuando, como casi todos los días, Michel, un habitante de Soyons de 65 años de edad, sacó a pasear a su perro Praline por un sendero que bordea el río Ródano (Francia).

Era por la mañana, tal y como relata el diario Le Dauphiné, cuando este vecino se topó con algo tan inesperado como terrible. “En un camino a lo largo del Lône de l’Ove, encontré por primera vez una bomba de bicicleta. Cuando la recogí, vi que estaba llena de sangre. Luego, unos metros más adelante, vi un gran charco de sangre en las piedras. Pensé para mis adentros que un ciclista debía haber tenido una fuerte caída”. Pero lo peor estaba por venir, como relata Michel: “Varias decenas de metros más allá, vi a un hombre, en medio del camino. Estaba acostado de costado y solo vestía una camiseta”.

Aterrado con la escena, el vecino reconoce que “pensé que estaba muerto, pero le toqué el hombro y empezó a moverse. Estaba gimiendo. Vi su mirada pidiéndome ayuda. Sus ojos estaban fijos en él y su cara estaba completamente deformada. Alerté a las autoridades y luego esperé la ayuda para guiarlos hacia él. Fue tremendamente violento. Este chico fue víctima de una terrible fiereza”, concluye Michel.

La víctima, como ha informado puntualmente DIARIO DE AVISOS, era Roberto, un joven de origen canario de 27 años de edad -a punto de cumplir los 28- con residencia en los Países Bajos, según la documentación hallada por los investigadores. Murió esa misma noche en el hospital.

Pero del relato de Michel y los primeros resultados de la autopsia no solo se desvela que Roberto sufrió una violentísima agresión y una terrible agonía. Así, la autopsia reveló la presencia de “30 contusiones a nivel de la cabeza”, a tal punto que el cráneo de la infortunada víctima estaba hundido. También tenía heridas en ambos brazos “incluidas dos profundas”.

El arma homicida podría ser un cuchillo según la acusación, que evoca “el uso de un objeto contundente con un filo afilado”. Precisamente, esas heridas en los brazos y la distancia, según Michel, “de decenas de metros” entre el charco de sangre y el lugar donde fue encontrado, agonizante, el joven canario, permiten deducir que este, a pesar de ser sorprendido cuando descansaba (por eso solo estaba vestido con una camiseta), luchó todo lo que pudo por defenderse de su atacante o atacantes.

Homenaje

La conmoción en el lugar es enorme y, fruto de ella, es que, diez días después del asesinato de Roberto, se le dedicará una marcha silenciosa y una ofrenda floral este sábado en Soyons.

“Invitamos a la población a este momento de meditación. Hoy en día hay mucha preocupación y emoción entre los habitantes. Esta marcha blanca rendirá homenaje a este joven asesinado en circunstancias nefastas ”, confió al Dauphiné Libéré, Hervé Coulmont, alcalde de Soyons. “La marcha comenzará el sábado 16 de octubre a las 13.30 horas, en la sala del mercado Brégard, para finalizar en el camino del lône de l’Ove donde se encontró a Roberto agonizante el jueves 7 de octubre”.

Además, el lunes 18 tendrá lugar una misa en homenaje al joven en la iglesia de Soyons.

La investigación llevada a cabo por la Policía judicial de Valence continúa.