El Ministerio de Trabajo reconoce que hay 300.000 trabajadores adscritos a un Erte que han tenido retrasos en el cobro de sus prestaciones, lo que supone algo menos del 10% de los 3,3 millones con derecho a la prestación. No obstante, aclaran que irán recibiendo el dinero en los próximos días gracias al acuerdo que el Servicio Público de Empleo (Sepe) ha firmado con las patronales de las entidades bancarias para que les adelanten sus pagas sin intereses.

Según EL Economista, fuentes del Sepe confirman que ya se dio la orden de transferencia para que se vayan abonando a las personas pendientes, por lo que, en principio, entre hoy y mañana todas esas personas pendientes de cobro recibirán la cantidad que le corresponde.

Ayer, Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, lanzó un mensaje de “cierta tranquilidad” respecto a las prestaciones no cobradas porque aunque había “errores” en la tramitación “se están subsanando” y cree que esta semana quedarán reconocidas prácticamente todas con carácter retroactivo y serán abonadas en las entidades en las que los ciudadanos tengan sus cuentas.