Encuentran una moneda medieval en Canadá que podría «reescribir todos los libros de historia»

CER

El misterio de la historia canadiense ha dado un giro intrigante con el reciente descubrimiento en Terranova y Labrador. La moneda de oro más antigua jamás encontrada en Canadá ha salido a la luz, desafiando las narrativas establecidas y tentando a la historia con la posibilidad de una reescritura.

La moneda, desenterrada de una playa en la provincia, data de entre 1422 y 1427, una fecha que plantea preguntas apasionantes sobre la llegada de los europeos a Canadá. Hasta ahora, las crónicas indicaban que los primeros europeos en pisar el continente americano fueron los nórdicos, liderados por Leif Erikson, alrededor del año 1001 d.C. Sin embargo, este nuevo hallazgo podría refutar esa teoría.

El protagonista detrás del descubrimiento es Edward Hynes, un detector de metales que no podía imaginar el tesoro que había desenterrado durante el verano de 2022. Al inicio, la moneda no le pareció más que un objeto brillante, delgado y posiblemente insignificante. Sin embargo, la flor de lis y un escudo le llamaron la atención. Desconocido para él, había desenterrado un fragmento crucial de la historia.

De acuerdo con expertos, la moneda es una «cuarta parte noble» del reinado de Enrique VI, que tenía un valor significativo en su época. Su excelente estado de conservación es sorprendente, pareciendo casi como recién acuñada. Pero, ¿cómo llegó una moneda inglesa de esa época a una playa canadiense?

Mientras los investigadores se afanan por entender el contexto de este hallazgo, se suma a la lista de descubrimientos que complican la cronología del contacto europeo en Norteamérica. Por ejemplo, se encontró una moneda de «medio groat» en Cupids Cove Plantation que data de la década de 1490, mucho después de la moneda que Hynes descubrió.

Con respecto al hallazgo, el Ministro de Turismo, Cultura, Arte y Recreación, Steve Crocker, elogió a Hynes por su responsabilidad y cuidado al informar el descubrimiento. La Ley de Recursos Históricos de la provincia establece que todos los artefactos históricos encontrados pertenecen a la provincia, garantizando su protección y preservación.

Jamie Brake, un arqueólogo local, señaló que el descubrimiento de la moneda en las cercanías de un sitio arqueológico del siglo XVIII, aunque no brinda detalles exactos, alimenta aún más la curiosidad sobre las conexiones históricas que podrían existir. La historia aceptada afirma que, después de Erikson, el siguiente europeo en llegar a Terranova fue John Cabot en 1497. No obstante, esta moneda es setenta años anterior a esa expedición.

Brake sugiere que la posibilidad de una ocupación europea anterior al siglo XVI sería un hecho altamente significativo para la región. Estos descubrimientos revelan la complejidad de la historia y cómo, a pesar de los avances tecnológicos y académicos, todavía hay aspectos desconocidos listos para sorprendernos.

Mientras la investigación continúa, una cosa es segura: esta moneda ha abierto un nuevo capítulo en la rica tapezaña histórica de Canadá. Lo que alguna vez fue una certeza ahora es un enigma que invita a historiadores y arqueólogos a profundizar aún más en las raíces de la nación. Con cada hallazgo como este, se recalca que la historia, lejos de ser estática, es un campo en constante evolución y revelación.

Compartir este artículo