Hace unas horas el director general de la Organización Mundial de Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha anunciado que la cepa del mortal coronavirus originada en diciembre en la ciudad de Wuhan (China) representa una “emergencia de salud pública de preocupación internacional”.

“No sabemos qué tipo de daño podría causar este virus 2019nCoV si se propagara en un país con un sistema de salud más débil. Debemos actuar ahora para ayudar a los países a prepararse para esa posibilidad”, ha señalado Ghebreyesus durante una conferencia de prensa.

“Declaro una emergencia de salud pública de preocupación internacional ante el brote mundial del 2019nCoV”, agregó.

“La razón principal de esta declaración no se debe a lo que está sucediendo en China, sino a lo que está sucediendo en otros países. […] Nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud más débiles y que no están preparados para enfrentarlo”, explicó el médico.

“Hacemos un llamado a todos los países para que implementen decisiones que sean consistentes y basadas en pruebas. La OMS está dispuesta a brindar asesoramiento a cualquier país que esté considerando qué medidas tomar”, instó Ghebreyesus.

Para combatir la propagación del coronavirus, la OMS propone:
•Acelerar el desarrollo de vacunas, terapias y diagnósticos
•Contrarrestar la divulgación de rumores y desinformación
•Revisar los planes de preparación
•Evaluar los recursos necesarios para identificar, aislar y curar a los enfermos
•Que los Gobiernos compartan información con la OMS y otros países

El brote de la nueva cepa del mortal coronavirus, que se originó en la ciudad china de Wuhan en diciembre, ha causado al menos 213 muertes en este país asiático.

Por el momento, el número de casos confirmados de infección ha llegado ya a 9.692. Al mismo tiempo, hay más de 12.000 pacientes sospechosos de portar el virus.