El sector de los juegos de azar es uno de los más regulados en el mundo debido a las grandes cantidades de dinero que mueve. Sin embargo, esto no siempre fue así en España, ya que es relativamente reciente la regulación por parte del Gobierno en pro de limitar los daños que pudieran ocasionar los sitios de apuestas online.

Un poco de contexto

Hasta el 2012, el país no contaba con una legislación específica para los juegos de azar, lo que empujaba a los jugadores a acudir a casinos sin licencia española. A pesar de ser una alternativa para el jugador, la verdad es que era muy pobre, por no decir riesgosa al no haber ningún tipo de protección.

El enorme vacío legal llevó a que se aprobara la Ley 13/2011, en la que se habilitó la emisión de licencias españolas para el juego, incluso para los casinos online en la normativa. De esta forma, se brindaría seguridad a los ciudadanos al mismo tiempo que el país podría percibir parte de los ingresos de la industria.

Junto con la normativa se fundó la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), la que sería la máxima autoridad regulatoria del juego en España. Desde entonces, los jugadores españoles tienen la oportunidad de apostar en organismos respaldados por el Gobierno español.

Así, surgió una gran cantidad de casas de apuestas nacionales y de otras internacionales que crearon una sede bajo las regulaciones españolas. La industria creció en muy poco tiempo y ha sido próspera desde entonces, pero la buena racha se ha acabado con la llegada de ciertas nuevas restricciones.

Cambios en la ley del juego en España durante la pandemia

Al inicio del 2020 se introdujeron modificaciones en la legislación del juego, en las que se establece que los nuevos casinos que quieran cooperar en el país se considerarán completamente legales. A simple vista era ventajoso para los que se están introduciendo en el mercado, pero la normativa tenía ya restricciones.

El objetivo de esta normativa era crear un entorno seguro para los usuarios españoles, de manera que se resguarde su integridad psicológica. Esto viene al hecho de que los jugadores entre 18 y 25 años han aumentado mucho durante los últimos años, causando preocupación entre las autoridades.

La cláusula limitaba a 200 euros el bono que podían ofrecer los casinos y casas de apuestas para beneficiar a aquellos negocios que recién se están introduciendo. Sin embargo, la llegada de la Covid-19 cambió el panorama y el Consejo de Ministros realizó ajustes a la normativa en noviembre del 2020, haciendo el panorama más difícil para los casinos.

Las nuevas restricciones al detalle a los casinos online

En la ley promulgada en noviembre de 2020 se prohibía por completo la publicidad de los casinos, lo que se ha vuelto a permitir bajo ciertas condiciones. A pesar de que es ligeramente más flexible en este aspecto, la realidad es que la Regulación del Poker en España que entrará en vigor el 1° de mayo es sumamente limitante en el resto de aspectos.

No más bonificaciones a nuevos usuarios

Los incentivos de bienvenida están permitidos como tal hasta el 30 de abril, aparte de que ahora no se podrán otorgar bonos con el objetivo de captar nuevos usuarios. El objetivo es que los usuarios decidan en qué casa de apuestas jugar basándose en la confianza, cuotas  y seguridad, y no tanto en los bonos.

Los únicos usuarios que tendrán acceso a promociones serán los que tengan una cuenta abierta durante más de 30 días. Además, deberán haber verificado su identidad y domicilio enviando la documentación correspondiente. Así, el apostante podrá hacer uso de su cuenta sin restricciones de ingresos y retiradas de dinero.

Publicidad restringida

La presencia publicitaria de los casinos va a estar reducida a un horario entre la 1 y las 5 de la madrugada, impidiendo la emisión de anuncios de bonos de captación. En ninguna clase de anuncios podrán aparecer personas o personajes con influencia ni testimonios para realizar publicidad.

Además, la publicidad online solo estará permitida en sitios o aplicaciones relacionadas con el juego. No se podrá hacer a través de otras webs o correos electrónicos. Esto incluye a los acuerdos con clubes deportivos para llevar publicidad en sus equipaciones y la utilización de la marca para identificar alguna instalación deportiva.

¿Un trato justo?

Si bien el objetivo de la nueva ley es proteger a los usuarios, en especial al público joven, se limita al sector privado. La publicidad de Loterías y Apuestas del Estado no va a ser restringida de ninguna manera por ahora, siendo que el 45% de los ingresos del negocio pertenecen al ente público.

Si bien no descarta la necesidad de una normativa sobre la publicidad, parece ser demasiado restrictiva en comparación con otros sectores con leyes proteccionistas para la población. Esto también pone en ventaja significativa a los casinos internacionales. ¿La demanda por parte de los españoles será suficiente para superar las restricciones tan sectorizadas?

El cambio tan grande del panorama en un rango de tiempo tan reducido ha perjudicado al sector, dejándole muy poco margen para crear estrategias de captación de jugadores. El sector del juego online considera que las medidas pueden agravar los problemas de juego con la llegada de un mercado ilegal debido a una esperada escasez de nuevos casinos online españoles.