Repasamos cuáles son los complementos y elementos imprescindibles para para el día de la boda

Largo, corto. Con escote, sin escote. Lencería personal. Velo. Ramos de flores. Joyerías,… Son muchos los complementos que una novia no puede olvidar llevar el día de su boda. Una efeméride tan especial requiere mirar al detalle cada uno de los elementos que la mujer lleva durante ese día. Por ello, vamos a hacer un repaso de las piezas más importantes que cualquier novia debe llevar en el día que contrae matrimonio.

Sin ninguna duda, uno de los elementos más importantes es el traje de la novia. Independientemente de que la boda sea religiosa o civil, esto no quita que la mujer pueda utilizar un vestido de novia. Y dentro de estos existe una gran variedad de opciones adaptadas a todos los gustos y a todos los cuerpos. Desde vestidos largos a cortos, pasando por los más sueltos o los ceñidos, existe una amplísima variedad para hacer que la novia esté realmente guapa durante la boda y la ceremonia.

Además y siguiendo con la indumentaria, la novia también podrá valorar si utilizar velo, tocado o corona. El velo es probablemente el recurso más clásico, aunque todavía sigue utilizándose en las ceremonias. Por su parte, las coronas están comenzando a popularizarse cada vez más y hoy en día es muy común verlas en una parte muy importante de los convites de boda.

Siguiendo con los complementos, la joyería juega un papel clave en el día de la boda y la mujer no puede olvidarse de los pendientes de novia. Estos pendientes no pueden ser elegidos al azar, ya que tiene que encajar perfectamente con el resto del look de la mujer. En este sentido, a la hora de elegir unos pendientes de novia habrá que tener en cuenta aspectos como el tipo de peinado que se va a llevar o el tipo de cara que tiene la novia, ya que los pendientes no quedan igual en una cara redonda que en una más estrecha.

Al respecto y según explican desde la tienda online especializada en pendientes de novia de Maria García, en el caso de que la mujer tenga un rostro redondo lo idóneo es apostar por utilizar un pendientes alargados, evitando al mismo tiempo las joyas que son redondas. El objetivo de utilizar estos pendientes más largos es que afinen y estilizan los rasgos de la mujer.

En el caso opuesto de que la novia tenga la cara más cuadrada, lo idóneo sería optar por pendientes que tengan unas formas más curvas, mientras que para las caras alargadas lo adecuado es utilizar pendientes cortos y con volumen. A la hora de escoger los pendientes de un día tan especial sería conveniente adquirir productos elaborados de forma artesanal y que tengan la capacidad de dar la luz tan necesaria al rostro de la novia en un día tan especial.

Tipos de pendientes por estilo

En cuanto a los tipos de pendientes podemos distinguir, además de por sus formas, los pendientes clásicos, los más vanguardistas o los pendientes Chandelier y notas de color. Los primeros están diseñados y pensados para las novias más tradicionales. Entre estos los más populares y los que tienen un gran éxito son los que tienen tonos plata. Por su lado, los pendientes para novias vanguardistas son, como explican desde la tienda online de Marina García, “están pensados y diseñados para dar luz a todo el conjunto, con formas estudiadas con detalle en el proceso de diseño para aportar luz y simetría a las facciones de las novias”. Para las novias más bohemias, los pendientes de la colección Chandelier son ideales para combinar con las flores del ramo y conseguir un look único alejado de los tonos blancos apagados.

Algo nuevo, algo prestado y algo viejo

Volviendo a los elementos que toda novia debe llevar el día de la boda no debemos olvidar las tradiciones y, en especial, aquella que dice que hay que llevar siempre algo nuevo, algo viejo y algo prestado. Lo nuevo simboliza la felicidad y la prosperidad, mientras que lo prestado debería entregarlo una persona que haya sido feliz con el objetivo de trasladar esa misma felicidad al nuevo matrimonio. Por último, el elemento viejo significa y representa la unión familiar y la amistad. ¿Qué elementos pueden ser? Aquí cada uno puede elegir el que mejor le represente.

Ya para terminar y desde un punto de vista práctico, muy práctico, toda novia debe llevar un par de zapatillas o calzado cómodo para sustituir por los zapatos de tacones que, probablemente, no podrá llevar durante horas sin sufrir un gran impacto de dolor. La suerte que tendrán las que usen un vestido largo es que el calzado no será visto por los demás y podrán disfrutar de las horas de la boda y de la fiesta sin tener que sufrir.