El caso de una mujer que encontró un dedo humano en una hamburguesa comprada por un restaurante de comida rápida en Santa Cruz, Bolivia, ha desatado una feroz polémica en el país, y las autoridades han iniciado una investigación atacando la salud pública.

Según la denuncia realizada por el afectado en las redes sociales este domingo, el hecho ocurrió en la zona de la cadena de restaurantes Hot Burger. La mujer dijo que después de comer algunos bocados sintió algo duro en la boca, cuando se dio cuenta de que eran restos humanos, se espantó.

La policía confirmó esta declaración y cerró temporalmente el local mientras investigaba el caso, que fue calificado como un ataque a la salud pública. Según el testimonio recogido, hace unos días, un empleado de la cadena de tiendas sufrió un accidente mientras trabajaba en el procesamiento de carne.

El viceministro de Protección al Consumidor Jorge dijo: “Todo muestra que el trabajador que opera esa picadora de carne puede haber perdido dos dedos. Uno de ellos puede aparecer en la hamburguesa, y qué pasó con el otro, nosotros no lo sé”. Silva intente explicar. El funcionario agregó que dado que la carne afectada pudo haber sido distribuida a diferentes sucursales, no se descarta la posibilidad de cerrar el resto del local. Por su parte, la empresa insiste en que ante un “incidente fortuito” que involucró a uno de sus empleados, se ha activado su convenio de emergencia, dando prioridad a la salud de los trabajadores en recuperación.