Estos días las autoridades de Sri Lanka han confirmado el descubrimiento del zafiro más grande jamás visto. Se trata de un hallazgo ocurrido hace ocho meses, pero que se ha mantenido en secreto desde entonces. La piedra, que acumula una gran cantidad de granos de zafiro estrella, pesa 510 kilogramos y mide 100 centímetros de largo, 72 de ancho y 50 centímetros de alto.

El increíble hallazgo se debe a una casualidad: la perforación de un pozo en una finca privada en el distrito de Ratnapura, al sur del país insular. Conforme a las leyes esrilanquesas, esta piedra preciosa será propiedad de la persona propietaria de la tierra, cuyo nombre no se hace público, pero la Autoridad de Gemas y Joyería ordenó trasladarla a una caja fuerte del Banco de Ceilán en Colombo, donde la van a guardar bajo vigilancia armada, informa la cadena local News First.

Aunque un examen preliminar estableció el valor de esta gema gigante en al menos 200 millones de dólares, el presidente de dicha agencia gubernamental cree que su precio podría ascender hasta los 1.000 millones. El año pasado los ingresos del país por la venta de piedras preciosas, diamantes y artículos de joyería rondaron la mitad de esta cifra estimatoria.

Según medios locales, ya se están llevando a cabo varias consultas con los posibles compradores. Algunos expertos señalan que, aunque el espécimen tiene un valor en quilates alto (2,5 millones de quilates), es posible que no todas las piedras dentro del racimo sean de alta calidad.