Las asistencias sanitarias por golpes de calor se multiplican el último mes en Canarias

En los próximos días podrían aumentar todavía más las asistencias por golpes de calor debido al aumento de las temperaturas en todo el Archipiélago. / Andrés Gutiérrez
En los próximos días podrían aumentar todavía más las asistencias por golpes de calor debido al aumento de las temperaturas en todo el Archipiélago. / Andrés Gutiérrez

El benévolo clima que desde que empezó el verano ha permitido que Canarias se mantuviera al margen de las insoportables altas temperaturas sufridas por buena parte de la Península ha cambiado radicalmente las últimas semanas, donde incluso se han multiplicado las asistencias sanitarias por golpes de calor. En concreto, según datos de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno regional, entre el 1 de julio y el 4 de agosto un total de 18 personas tuvieron que ser hospitalizadas por mostrar síntomas de una excesiva exposición al sol. Algunas de ellas fueron atendidas tras la realización de alguna actividad física, como caminatas por senderos forestales o running, pero otras fueron asistidas en plena calle. Desde Sanidad, en cualquier caso, dejan claro que en la mayor parte de los casos el paciente fue dado de alta unas horas después, ya que los golpes de calor solo son realmente preocupantes en personas con patologías crónicas de base o si se complican, dando lugar a un colapso orgánico.

Las mismas fuentes de Salud Pública exponen que la campaña preventiva específica sobre el calor y las altas temperaturas se puso en marcha el 1 de junio, y estará vigente hasta el 15 de septiembre. Entre otras cuestiones, la campaña incluye una serie de recomendaciones a la población cuando se producen episodios como los que estamos viviendo estos días, donde los termómetros superarán los 40 grados centígrados en algunos municipios del Archipiélago. En este contexto, Sanidad alerta especialmente sobre el “calor nocturno”, que puede alterar el ritmo del sueño y tiene importantes efectos sobre personas con determinadas enfermedades, ancianos y niños. Para contrarrestar este problema, se recomienda ventilar adecuadamente las viviendas y humedecer la ropa de cama, además de mantener una buena hidratación y evitar las bebidas alcohólicas y estimulantes. Para decretar una alerta sanitaria en las Islas las temperaturas deben superar los 32º de máxima y los 24º de mínima.

Mientras más tiempo duren los episodios de calor, más riesgo hay de que se produzcan problemas de salud. En cuanto a las alertas, la amarilla se decreta cuando el episodio de calor dura uno o dos días; la naranja, si dura entre tres y cinco días; y la roja, más de cinco días. “Por mucho calor que haga durante el día si por la noche refresca, nuestro organismo se recupera mejor. Sin embargo, si hace mucho calor por la noche, sobre todo, las personas que regulan mal el calor, como es el caso de enfermos crónicos o niños, pueden sufrir más las consecuencias”, denotan desde la Dirección General de Salud Pública, que avisa de más asistencias sanitarias al menos hasta mediados de mes.

[su_note note_color=”#d0d3d5″ radius=”2″]Del mareo y el dolor de cabeza a la fiebre o entrar en estado de ‘shock’
El golpe de calor se manifiesta en un primer momento a través de mareos, sudoración profusa o dolor de cabeza. Estos síntomas se pueden superar con una buena hidratación y saliendo de las zonas de exposición al sol. En algunos casos, es necesaria la asistencia sanitaria y la hidratación intravenosa. Si la persona sigue acumulando calor, puede aparecer fiebre, puede haber pérdida del conocimiento o incluso entrar en shock, en los casos más extremos y graves. [/su_note]

TE PUEDE INTERESAR