Economía

“El turista necesita los comercios abiertos los siete días de la semana”

Gabriel Wolgeschaffen, vicepresidente de Ashotel de la zona metropolitana y director del Hotel Silken Atlántida. / Fran Pallero

Han pasado 15 años desde que el Hotel Silken Atlántida abriera sus puertas en Santa Cruz tras aquella inolvidable inauguración a la que asistió la actriz Norma Duval y la modelo Helen Lindes. Desde entonces han cambiado muchas cosas en la ciudad y en el tipo de turista que viene a Santa Cruz. El director del Hotel Silken Atlántida señala que el visitante es ahora mucho más independiente y menos vinculado con los negocios y la turoperación”.

-Hay empresas turísticas interesadas en construir y renovar hoteles en Santa Cruz, ¿tiene la capital tirón para llenar tantas camas turísticas?

“La ciudad está cerrando su ocupación media entorno a un 60%, por lo que aún hay recorrido para llegar a ocupaciones medias más dignas. A día de hoy no faltarían más camas en la zona urbana. Es cierto que a lo largo de los últimos años diferentes cadenas hoteleras han querido instalarse en la capital, como NH, Barceló o Iberostar, pero a partir de ahí, no me consta que haya inversores interesados en invertir en la capital como tal. Si sé que hay algún solar de uso hotelero, pero no tengo información al respecto”.

-¿Y en Las Teresitas?

“Tratándose de segunda línea de playa, un hotel en la zona sería un complemento necesario e interesante para una ciudad que pretende ser turística”.

-Pero, ¿tiene Santa Cruz realmente atractivo turístico?

“Por supuesto. Mire usted, hay que tener en cuenta que el cliente actual nada tiene que ver con el de hace una década, en el sentido de que es mucho más independiente a la hora de usar sus herramientas de reserva. Internet nos ha abierto al mundo y Santa Cruz existe ahora turísticamente porque Internet nos ha dado esa posibilidad. Antes dependíamos exclusivamente de la turoperación y de las agencias y, ahora, llegan turistas vacacionales y no de negocio. Lo que hay que buscar es que Santa Cruz sea el kilómetro cero para conocer el producto global, que sería Tenerife. El turista ya viene a la Isla, pero lo que hay que conseguir es venderle el producto Santa Cruz”.

Más noticias
Herida grave una mujer tras un atropello en Santa Cruz de Tenerife

-¿A qué ciudad le gustaría que se pareciera Santa Cruz, turísticamente hablando?

“Sin irnos muy lejos, un referente es Las Palmas de Gran Canaria que lleva años trabajando por el turismo e incluso tiene su propia Concejalía de Turismo. En este proceso el puerto es un activo muy importante. También Málaga, por ejemplo, que ha mejorado su oferta cultural de forma espectacular; y San Sebastián también es una ciudad a imitar”.

-¿El comercio tiene que estar a la altura?

“El comercio sigue siendo un reclamo fundamental y, desde luego, tiene que estar a la altura de la demanda de los turistas. Éstos necesitan amplitud de horarios para satisfacer sus necesidades. Necesita ver las tiendas abiertas los siete días de la semana. Sin cerrar a mediodía, festivos o domingos. Un crucerista, por ejemplo, que tiene un tiempo limitado si viene a ciudad y ve los comercios cerrados se va sin haber gastado. No es una buena imagen verlo todo cerrado. Tenemos que remar todos en la misma dirección para lograr que ese cliente que tanto nos ha costado conseguir salga de la Isla fidelizado y para eso hay que darle lo que el cliente quiere. Pero no lo digo yo, nos lo dicen en la recepción del hotel. La pregunta es si estamos a la altura de lo que pretendemos ser. Y para ello, necesitamos más implicación ciudadana y empresarial. Mire usted, las ciudades que quieren ser grandes capitales turísticas tienen que tener una armonía y no podemos tener una plaza de España muy bonita y unos barrios fatal. Santa Cruz tiene un patrimonio histórico que hay que recuperar y ponerlo en valor. Me preocupa nuestra sensibilización turística”.

Más noticias
Incendio en el parking del Centro Comercial Meridiano

-¿Cuando habla de esa sensibilización se refiere a hechos, como por ejemplo, la pasada huelga de taxistas?

“Tenemos que tener cuidado con eso, porque un turista que no pueda ir al aeropuerto o coger un taxi supone que ese cliente nos ponga una cruz como destino turístico. Puedo llegar a entender las reivindicaciones, pero hay que tener cuidado porque nos jugamos la imagen y el prestigio”.

TE PUEDE INTERESAR