Puerto de la Cruz

La obra de la nueva estación de guaguas comienza tras la Semana Santa

El alcalde, Lope Afonso, asegura que antes de que acabe marzo se puede firmar el acta de replanteo para que los trabajos no se demoren más allá del mes de abril

Aspecto que tendrá la futura estacíon de guaguas del Puerto de la Cruz. DA

La obra de la nueva estación de guaguas del Puerto de la Cruz comenzará después de Semana Santa, confirma el alcalde, Lope Afonso. “Antes de que acabe marzo se puede firmar el acta de replanteo para que los trabajos no se demoren más allá del mes de abril”, apunta.

El mandatario cree que es importante tener en cuenta todos los antecedentes del proyecto y los hitos que se han seguido hasta su adjudicación por parte del Cabildo de Tenerife. Principalmente, lo que ha costado conseguir la cesión de los terrenos, el asunto que más dificultó y que más tiempo ocupó del expediente tras la paralización de los trámites como consecuencia de la discusión que se produjo con el Gobierno central y que culminó en septiembre del año pasado cuando se recibió la última de las dos parcelas que se habían reclamado.

“Fue a partir de ese momento cuando se pudo impulsar de verdad el expediente, primero con la puesta a disposición de los terrenos al Cabildo por parte del Pleno, y luego, cuando se culminó la negociación con los ocupantes de la parcela, los propietarios del autobar, para que se retiraran sin necesidad de generar expedientes sancionadores y desahucios administrativos que hubiesen dilatado más el proceso”, puntualiza el mandatario.

“Cuando los vecinos piensen que la nueva estación de guaguas ha tardado casi una década, deben tener en cuenta que en este mandato se consiguió agilizar lo que había quedado pendiente los ocho años anteriores porque sacarla adelante ha sido una de las grandes prioridades del este Gobierno”, subraya Afonso.

Terminar con lo que él denomina “uno de los lunares negros que tenía el municipio” permitirá resolver un problema operativo importante para los usuarios del servicio de transporte público, muchos de ellos turistas, que desde el próximo año tendrán un equipamiento en “estado óptimo”, un reclamo del sector. Pero también de “estética” para la ciudad, puesto que se facilitará una mejor ordenación del tráfico en la avenida Hermanos Fernández Perdigón.