Sociedad

Proponen aumentar los controles y crear una marca de calidad para minimizar los robos de aguacates

La delegada del Gobierno, Mercedes Roldós, afirmó que se trata de un problema que está sufriendo el sector agrícola en Canarias

EUROPA PRESS

La Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife ha acogido hoy miércoles una reunión para analizar diversos asuntos relacionados con la seguridad en las explotaciones agrarias, fundamentalmente los robos de aguacates cometidos en las islas de Tenerife o La Palma, donde sólo el pasado año se denunció el robo de 32.000 kilos de aguacates.

Así, la reunión ha servido para tomar una serie de medidas destinadas a minimizar los robos que se están produciendo, como por ejemplo, reforzar los controles de la cadena de trazabilidad del aguacate o crear una figura o sello de calidad que sería obligado para poder comercializar aguacate de Canarias.

En declaraciones a los medios, la delegada del Gobierno, Mercedes Roldós, afirmó que se trata de un problema que está sufriendo el sector agrícola en Canarias y que está generando una “preocupación” ante una serie de robos que se están dando en aquellos lugares donde se produce aguacate, fundamentalmente en las islas de La Palma, Tenerife y Gran Canaria.

Mercedes Roldós indicó que para luchar contra este problema hay que trabajar “entre todos”, desde los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, pasando por las policías locales y los ayuntamientos para controlar la venta ambulante y los mercadillos municipales, así como desde la administración para reforzar los controles de la cadena de trazabilidad.

También destacó el papel de los productores, a los que Roldós aconsejó integrarse en organizaciones agrarias para que, de manera conjunta, puedan tomar medidas de seguridad, como las llamadas ‘guarderías rurales’, toda vez que la Guardia Civil y la Policía Nacional “no pueden vigilar permanentemente todas las explotaciones agrarias de Canarias”.

La delegada resaltó que el aguacate es un producto que está en “franca expansión” y cada vez hay más productores no sólo para el consumo interno, sino también para la exportación, pues se trata de un producto de alta calidad en Canarias, con un alto precio en el mercado y cuya producción va a seguir creciendo por su rentabilidad.

UNA LABOR CONJUNTA

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, comentó que el encuentro de hoy ha sido una primera toma de contacto en la que se han puesto “importantes” soluciones a medio y largo plazo, y coincidió con la delegada del Gobierno en que se trata de una labor conjunta, primero, del propio sector agrario.

En este sentido, recordó que los productores de aguacates tienen que darse de alta en el registro para poder comercializar sus productos, así como dar de alta sus explotaciones; también aconsejó que se involucren en organizaciones agrarias para llevar un mayor control de sus producciones, incluso hacer unas previsiones de producciones anuales. También abogó por hacer un seguimiento de las explotaciones de aguacates, que en Canarias ya superan el millar.

Comentó que también tiene que haber una labor administrativa, empezando por los ayuntamientos y el control que tienen que hacer sobre sus mercadillos y la venta ambulante, y por la Administración pública, que debe trabajar para incrementar los controles de la cadena de trazabilidad del aguacate.

Narvay Quintero detalló que en el último año se ha multiplicado el cultivo de aguacate y sólo en La Palma se han duplicado las hectáreas dedicadas a este cultivo, entre otras razones, porque en Europa no se conoce otro aguacate de más calidad. Añadió que también se trata de un producto muy rentable, pues en Canarias se ha llegado a pagar hasta 8,5 €/kg y en la Península hasta 13 €/kg, aunque la media está en unos 5 €/kg.