Candelaria

La Virgen de las Candelas

La lluvia, que justo apareció cuando se bendecían las velas en la Basílica, motivó la suspensión de la procesión de la Virgen

Cientos de personas acudieron a la bendición de las candelas en la Basílica, pero se quedaron desconsoladas por no poder procesionar a la Virgen de Candelaria en uno de los actos más emotivos de la festividad de la Patrona. Andrés Gutiérrez

Cientos de personas congregadas en el interior de la Basílica de Candelaria y otras muchas en los alrededores de la plaza de la Patrona de Canarias y la céntrica calle de La Arena se quedaron anoche sin poder vivir una de las procesiones más emotivas de Tenerife, Las Candelas, que cada año acoge a miles de devotos, más de 7.000, sin ir más lejos, el año pasado.

La pertinaz lluvia, que comenzó a caer a las siete y media de la tarde, justo cuando el prior dominico Daniel López comenzaba a bendecir las velas, impidió que se realizará la procesión que debía recorrer la calle La Arena y regresar por Los Príncipes hasta la plaza, antes de retornar la imagen de la Virgen de Candelaria, vestida para la ocasión con manto rojo, a su camerino, donde hoy celebrará su día con la tradicional eucaristía del obispo Bernardo Álvarez. Y si el tiempo lo permite, saldrá a la plaza para procesionar alrededor de la misma junto a cientos de devotos que llegarán de todos los lugares de la Isla.

La última vez que se suspendió la procesión de Las Candelas fue hace ocho años, también por un fenómeno meteorológico adverso, al decretarse el 1 de febrero de 2010 una alerta del Gobierno de Canarias que recomendaba suspender todos los actos en Tenerife.

No obstante, dado que hasta las siete de la tarde no llovía y no había seguridad de que lo fuera a hacer, se mantuvo el programa previsto con la tradicional bendición de las candelas y la santa misa oficiada por el prior Pedro López. El rezo del rosario, que se realiza durante la procesión, se efectuó en el interior del templo, donde cientos de devotos, con las candelas en las manos, hacían una demostración de fe por la Patrona de Canarias, mientras que otros, en el exterior, alimentaban la esperanza de que cesara la lluvia para acompañar a la imagen de la Virgen en su tradicional recorrido, sin que sus deseos se vieran cumplidos. A las ocho y media, al persistir la lluvia, se decidió que la Virgen de las Candelas se quedaba en su morada.

p458865afot1 p458865afot2 p458865afot3
<
>
Cientos de personas acudieron a la bendición de las candelas en la Basílica, pero se quedaron desconsoladas por no poder procesionar a la Virgen de Candelaria en uno de los actos más emotivos de la festividad de la Patrona. Andrés Gutiérrez

Orfeón la Paz

Hoy, festividad de Candelaria, tendrá lugar la solemne eucaristía, presidida por Bernardo Álvarez Afonso, obispo de la Diócesis Nivariense, y cantada por el Orfeón La Paz de La Laguna, que además le hará la entrega de la Medalla de Oro de la Institución lagunera a la Virgen de Candelaria, el mismo día que esta laureada institución lagunera cumple 100 años. Y si la lluvia no lo evita, después procesión de la Virgen.