Llega el cigarrillo del futuro

Philip Morris invierte más de 1.780 millones de euros en una investigación de un producto que será mucho menos dañino que el tabaco tradicional
CIGARRO IQOS

CIGARRO IQOS

En un momento en el que la industria tabaquera no pasa por su mejor momento, la compañía Philip Morris Internacional (PMI) está trabajando en expandir, durante este año 2016, la venta del iQOS, el primero de sus cuatro nuevos productos, que se caracterizan por ser mucho menos dañinos que el cigarrillo tradicional. El dispositivo electrónico iQOS calienta el tabaco por debajo del punto de combustión para liberar la nicotina y el sabor, evitando la quema de componentes considerados nocivos.

La base de la investigación es que el problema no está en la nicotina, sino en la combustión, proceso que se genera al encender un cigarrillo. En el caso del iQOS, el dispositivo, con forma de bolígrafo, calienta el tabaco a 250 grados centígrados, a diferencia de los 800 grados de un cigarrillo convencional, y las unidades que contienen el tabaco, llamadas HeatSticks, son más cortas pero están hechas con papel y filtro y se fuman como los otros. Para buscar estos cigarrillos menos dañinos para la salud, la compañía ha invertido desde 2008 más de 2.000 millones de dólares, es decir, unos 1.780 millones de euros en investigación científica y desarrollo. Así, en el año 2009 la compañía abrió un centro de I+D de vanguardia en Neuchâtel (Suiza), donde trabajan más de 430 científicos. A finales de 2014 se lanzó el iQOS en las ciudades piloto de Nagoya (Japón) y Milán (Italia), donde los resultados superaron las expectativas iniciales. Posteriormente se expandió a Suiza, Lisboa, Bucarest y Moscú. El objetivo de la compañía es que su comercialización vaya creciendo progresivamente y en un periodo de entre 5 a 10 años estos nuevos cigarrillos constituyan el 15 % de su oferta de productos. El total de productos en el que se trabaja actualmente son cuatro: dos que utilizan diferentes innovaciones para calentar en lugar de quemar el tabaco, y dos de vapor electrónicos que no contienen tabaco. En la categoría e-vapor en el Reino Unido se comercializan cigarrillos electrónicos bajo las marcas Nicolites y Vivid y en España bajo la marca Solaris.

La UE

La noticia de este nuevo producto llega justo a escasos meses de que entre en vigor la Directiva de Productos del Tabaco 2014/40/UE, probada por la Unión Europea en abril de 2104 , que debe ser aplicada a partir del próximo 20 de mayo. La trasposición al ordenamiento jurídico español de esta Directiva está siendo coordinada por el Ministerio de Sanidad, que ya ha hecho públicos dos proyectos de Real Decreto para regular la fabricación, presentación y venta de los productos del tabaco. Este texto fue sometido meses atrás a consultas entre los diferentes Ministerios implicados, comunidades autónomas, empresas y otros colectivos interesados, quienes hicieron sus alegaciones.

El segundo proyecto ya ha tenido en cuenta algunas de las alegaciones presentadas, pero todavía no se ha sometido a trámite en el Consejo de Estado. teniendo en cuenta la situación política actual, los industriales temen que la situación se prolongue.

Pendiente de la nueva directiva

Los industriales tabaqueros de Canarias están sumamente preocupados porque, a sólo tres meses de la aplicación de la Directiva, ésta aún no se ha traspuesto al ordenamiento jurídico español. La Directiva introduce modificaciones sustanciales en el diseño de los envases y de alguno de sus formatos, lo que implica importantes cambios en los procesos de producción, impresión y adquisición de nueva maquinaria, por lo que los fabricantes están obligados a efectuar fuertes inversiones para poder cumplir con la nueva normativa. La industria tabaquera es un sector estratégico para Canarias, que genera 3.745 empleos y supone el 12,8 por 100 del PIB industrial. El Archipiélago es el único territorio de España donde se mantienen en activo un significativo número de fábricas de tabaco. En estos momentos, están dadas de alta en el archipiélago 38 empresas fabricantes de tabaco, de las cuales cuatro producen cigarrillos y las restantes cigarros. Las labores de tabaco son el último producto de bazar con que cuentan las Islas y tienen como destinatarios principales los turistas y los mercados de exportación, además de satisfacer la demanda interna, en la que por cierto merece resaltarse que Canarias es la comunidad con menor porcentaje de fumadores.

TE RECOMENDAMOS