POLÍTICA

En España hay “más de 82.000” delegados sindicales de empresas que no existen

Miguel Borra, presidente de CSI.F, se apoya en el pluralismo político para denunciar el “duopolio o monopolio” de las centrales mayoritarias

Miguel Borra, presidente de CSI.F. / FRAN PALLERO
Miguel Borra, presidente de CSI.F. / FRAN PALLERO

Las feas costumbres en la actividad pública no son exclusivas de  los gobernantes ni de las organizaciones políticas. En el sindicalismo también cuecen habas. El presidente de CSI.F, Miguel Borra, ha demostrado a la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, que en España hay “más de 82.000 delegados sindicales” de empresas que no existen. “Estamos en un país donde una sociedad causa baja en la Seguridad Social, desaparece y, sin embargo, sus delegados sindicales continúan computando en las OPR [oficina de registro, depósito y publicidad dependiente de la autoridad laboral]”.

Durante una conversación con este periódico en el marco del tercer congreso provincial de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, Borra equiparó el bipartidismo con el “duopolio o monopolio”, en una evidente alusión a CC.OO. y la UGT. “Nos seguimos rigiendo por leyes de los años de los gobiernos socialistas, que favorecen permanentemente a los mismos sindicatos de clase”. El dirigente de CSI.F  se quejó de que, “mientras a los partidos se les exige el 5% o el 3% para ser más representativos,  a los sindicatos les elevan el listón hasta el 10%”.

Miguel Borra ilustra su crítica con un símil deportivo: “Queremos jugar la Champions y nos obligan a competir con un equipo de fútbol sala”. A pesar de ese “trato discriminatorio”, en CSI.F no se dan por vencidos. “Vamos a seguir adelante”, enfatizó.

“Los partidos emergentes son los que mejor han comprendido que la pluralidad es donde está la posición de los españoles”,  reconoció. “Y nosotros pretendemos que la haya igualmente en el ámbito sindical”. Referente nacional en las administraciones públicas, CSI.F se ha abierto camino en el sector privado, con más de 20.000 afiliados y un número superior a los 4.000 representantes de los trabajadores.

Coincidiendo con la sesión investidura en el Congreso para proclamar al jefe del Ejecutivo, Borra constató que, “frente a las voluntades, los números son tozudos”. Esa premisa le llevó a concluir que a Pedro Sánchez no le saldrían las cuentas en esta fase del proceso. “Ya veremos después. Lo que está claro es que una gran mayoría  de la ciudadanía ha emitido el mensaje de que desea que se acabe el bipartidismo y de que,  en consecuencia, haya más opciones. Lo que ocurre es que en España no estamos habituados a manejar situaciones con cuatro partidos. En Italia estarían encantados de tener que pactar con solo tres partidos. Aquí existe una manera de hacer política muy personalista y lo que en estos momentos se necesita es altura de miras, saber que aún no hemos dejado atrás la recesión y que las comunidades autónomas adolecen de muchísimos problemas de tesorería, por ejemplo”.

Con todo, este líder sindical se desmarca del catastrofismo y abraza el optimismo realista. “O logramos salir eficazmente de la crisis económica o volveremos a caer en lo que nos pasó en 2010. Eso es lo que genera bastante miedo en nosotros”.

Miguel Borra reclama “un Gobierno fuerte y que asuma la magnitud de unos servicios  y unos empleados públicos de calidad, eficaces y eficientes”.

En relación a la propuesta de suprimir las diputaciones, que no afecta a los cabildos, CSI.F rechaza que “a las primeras de cambio” se transmita “intranquilidad” a 62.000 empleados públicos. “Defendemos la eficacia y la racionalidad de las administraciones. Nos encontramos con que en España hay más de mil diputados provinciales y varios miles de asesores: un diputado por cada 62 trabajadores. Hay un cargo político por cada quince trabajadores de estas instituciones. ¿Quién recoge la basura?”.

Si lo que se pretende es recortar gastos, Borra recomienda que  se elimine el “clientelismo” político. “Al personal funcionario habría que recolocarlo, pero la última reforma laboral permite el despido de los laborales”.

Sobre la implantación del sindicato en Canarias, Miguel Borra destacó el salto “tanto de cantidad como de calidad” que se ha experimentado concretamente en Tenerife. Por ello, felicitó al equipo que lidera el reelegido César Martínez.