Caballero de la Orden de la Solear

La semana pasada, en las Bodegas Barbadillo de Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, fui investido Caballero de la Orden de la Solear

La semana pasada, en las Bodegas Barbadillo de Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, fui investido Caballero de la Orden de la Solear junto a una serie de personas entre las que se encontraban Manuel Casal, director de Canal Sur; el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Cádiz Manuel Ceballos, el abogado sevillano Luis Martín Rubio y el cantante gaditano Javier Ruibal. Fue un acto emotivo y en el momento de pronunciar el juramento quise dejar mi sello de quién era y de dónde venía; y tras hacerme con una guitarra y ante el asombro de todos los asistentes, cumplí el protocolo de jurar cantando una folía.

Reflexioné sobre cómo había llegado yo a Sanlúcar y los motivos de aquella distinción. Fue por nuestro paisano Benito Sierra, que se había instalado en esta localidad gaditana y con el que me encontré en una carretera. Yo iba rumbo a Portugal y terminé en Sanlúcar, durmiendo en casa de alguien que no conocía, pero sintiéndome muy querido desde el primer minuto. Me identifiqué con la gente de la localidad gaditana y desde entonces la visité con frecuencia, llegando a tener grandes amigos. Siempre he sido un portavoz de sus excelencias. Sus paisajes… el Coto de Doñana. Su gastronomía… Balbino, mi barra favorita de todas las que he conocido en mi vida, con unas tortillas de camarones sublimes. O Bigotes, donde puedes encontrar los mejores langostinos que hayas probado nunca. O sus vinos y manzanillas, que al degustarlos te dejan enganchado fielmente y en lo que Barbadillo es la marca señera por antonomasia. Su música… Manolo Sanlúcar, el grupo rociero Los Doñana, con el que me une una fuerte amistad. Pero lo más importante es el cariño y la hospitalidad con que me acogieron y los buenos ratos que me han hecho pasar. Yo he llegado a hacer el camino del Rocío con la Hermandad de Sanlúcar de Barrameda.

El motivo del nombramiento de Caballero de la Orden de la Solear lo atribuyo, aparte de a mi empatía con ese pueblo y esa gente, a que meses atrás y con motivo del cuarenta aniversario del Castillo de San Diego, otro de los productos estrella junto con Solear, de las Bodegas Barbadillo, compuse una canción para dicha conmemoración titulada Mucho más, de la que hicieron un excelente videoclip y que está colgada en Youtube. Ellos promocionan su vino utilizando mi imagen y mi música. Yo a cambio, recibo un lanzamiento a nivel internacional.

Y yo me pregunto: ¿por qué estas cosas me pasan siempre fuera de mi tierra? Deja ver…

TE PUEDE INTERESAR