Santa Cruz

Los niños de Santa Cruz sueñan con robots y barcos con alas

El IMAS elabora el I Plan de Infancia de la capital, en el que detecta las necesidades de los más pequeños del municipio escuchando sus propias peticiones y sugerencias

PLAN INFANCIA SANTA CRUZ 1
Los más pequeños se mueven en un mundo que no está pensado para ellos y eso es lo que reclaman, espacios propios en los que disfrutar junto a sus familias. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Los niños de Santa Cruz sueñan con robots que “ayuden a todo el mundo” y con barcos con alas, además de con autos de choque en el salón de casa, dinosaurios y profes que no miren para otro lado “cuando hay peleas en el cole”. En su día a día, el del cole, el de después del cole, el de los fines de semana, quieren tener parques accesibles, bibliotecas, canchas deportivas (gratis), mejores transportes o espacios libres de violencia y drogas en los que disfrutar junto a sus familias de un rato de ocio y esparcimiento. Quieren que haya trabajo y que la policía detenga a los malos. Desean una ciudad que les escuche, que les entienda y que les proteja. Si se desciende de lo más general a lo más cercano, a sus casas, sus colegios, sus barrios, y se les pregunta a los niños de Santa Cruz con qué sueñan, qué quieren, qué desean, la respuesta que ofrecen y que recoge el I Plan de Infancia de Santa Cruz, es un buen reflejo de su realidad más inmediata.

Los niños de Anaga piden un médico que vaya más a menudo porque, como les dice su profesora, “solo se pueden caer los viernes”, que es cuando va el de ahora. Sueñan con dinosaurios y naves espaciales, pero también quieren clases de judo o karate. Les gustaría que hubiera más guaguas o más actividades extraescolares para no aburrirse por las tardes en casa. Una ventita o una tienda textil, porque hay que ir muy lejos para comprar. “Ya no viene el furgón de la ropa”, lamentan los niños de Roque Negro.

Los más pequeños de Centro-Ifara sueñan, además, con Star Wars y robots que “ayuden a todo el mundo”. Quieren deportes gratis, más cines o conciertos. Casas gratis para los pobres o que “Rajoy no robe” también forman parte de sus deseos. Plazas, parques o bibliotecas públicas completan un amplio catálogo de peticiones en el que también incluyen que los muros de sus casas estén limpios de pintadas.

En Salud-La Salle quieren jugar más al fútbol, dar casas vacías a los que nos las tienen, barrios sin peleas y gente más amable. Que Los Gladiolos sea un “barrio normal y corriente” o que no pasen muchos coches. Más canchas deportivas, más alumbrado o “que no tenga que mirar al suelo por si piso una mierda de perro” y, por qué no, que solo haya cole los lunes.

En Ofra-Costa Sur sueñan con barcos con alas o bailar sobre el agua. También quieren más deporte y más cines. Algunos piden “que quiten la droga y el chamizo de la esquina en la que la venden”. Para ello necesitan más policías, pero también “que pongan más trabajo”. Piden que se invierta en energías limpias para quitar la refinería.

Los niños del Suoreste formulan una cruda petición: “Talleres para entretener a la gente con más dificultades que se mueve en un entorno de delincuencia”. Menos peleas y menos pobreza y mejorar el parque de Añaza, porque “es muy triste”, son algunas de sus peticiones. Que “no se den puñetazos y los profes se queden como si nada” o “menos peleas en el cole, más guardias y más policías”, completan sus deseos. En el Suroeste alto, las peticiones son similares, parques, canchas, o arreglar las farolas. Aunque también más limpieza en Tíncer, porque “hay muchas ratas”.

SEIS MESES

Conocer todas estas opiniones, pero también las de padres, profesores, trabajadores sociales y colectivos que trabajan con la infancia, fue el objetivo que se marcó el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) al elaborar el I Plan de Infancia de Santa Cruz. Así, durante más de seis meses se ha escuchado lo que todos ellos tenían que decir sobre distintos temas como el ocio, la cultura, la educación, el medio ambiente o el urbanismo.

Las principales conclusiones que se obtienen de este análisis pormenorizado se resumen en cuestiones prácticas, como crear un Consejo General de la Infancia en el municipio, representado por niños y niñas de cada distrito. En conjunto, se proponen hasta una veintena de acciones, en ejes transversales que obligan a la implicación de todas las áreas municipales, las mismas sobre la que se ha preguntado a los niños.

Entre las propuestas destacan algunas como potenciar actuaciones urbanísticas para favorecer que los menores vuelvan a jugar en las calles, impulsar el mantenimiento de instalaciones deportivas y construir otras donde haga falta o aprovechar espacios inutilizados en los distritos para crear lugares que fomenten la participación y las relaciones entre los menores, las familias y la comunidad vecinal en general. Otra de las propuestas tiene que ver con dinamizar la ciudad con más actividades que ayuden a potenciar la conciliación de los más pequeños y sus familias o campañas educativas de limpieza y recogida de excrementos en los barrios.

PLAN INFANCIA SANTA CRUZ
más Parques, canchas deportivas, espacios de ocio para la familia, más limpieza y menos violencia son algunas de las peticiones infantiles. / DA

PROTECCIÓN

El Plan de Infancia, como no podía ser de otro modo, dedica una especial atención a los menores que se encuentran en riesgo en el municipio. Según los datos con los que cuenta el IMAS, en 2015 eran más de 600. Para ellos, el documento propone medidas como la de impulsar los Centros Integrados de Servicios Sociales, crear un servicio de educadores de calle que se especialice en el trabajo con adolescentes o aumentar el personal de los Equipos de Infancia y Familia.

Además, plantea la necesidad de promover la accesibilidad a los recursos y los lugares de interés para las familias y los menores que viven situaciones de vulnerabilidad social, así como crear grupos de apoyo entre las familias usuarias para potenciar las relaciones y el cuidado personal. A esto se une la propuesta de instaurar un fondo de ayudas para favorecer el ocio de la infancia y la familia o ayudas y/o préstamos e intercambio de material escolar (libros, uniformes, material en general…).

UN ANÁLISIS PORMENORIZADO DE LA DISTRIBUCIÓN DE INFRAESTRUCTURAS

El I Plan de Infancia de Santa Cruz, además de escuchar a los más pequeños ha hecho un análisis pormenorizado de los datos de las infraestructuras. Además de constatar que Santa Cruz es un municipio envejecido (su tasa de envejecimiento supera a la de juventud) también se ofrece la dispar distribución de espacios, como los parques infantiles (168), de forma que Anaga es el que menos tiene y Salud-La Salle y el Suroeste acumulan el resto.

Además, Centro-Ifara y Salud-La Salle se reparten casi la totalidad de las instalaciones culturales. En contraposición, se encuentran Ofra-Costa Sur y Anaga, con una y ninguna instalación, respectivamente. El Suroeste tiene tres en Añaza, dejando la parte alta del distrito sin este servicio. Con respecto a las instalaciones deportivas, se pone de manifiesto que todos los distritos cuentan con un número elevado de instalaciones deportivas de todas clases, a excepción de Centro-Ifara.

GARCÍA: “POR PRIMERA VEZ SE HA ESCUCHADO A LOS NIÑOS DEL MUNICIPIO”

“Por primera vez se ha escuchado a los niños, plasmando en un documento cuáles son sus necesidades, las que ellos mismos exponen”, explica el concejal de Asuntos Sociales, Óscar García. Defiende el edil que lo importante de este documento es la transversalidad. “Aquí no vale que cada uno aborde la infancia de sus áreas, sino que debe hacerse de una manera conjunta y de forma colaborativa, porque eso es lo que los niños nos están demandando”. García pone en valor que se seguirá escuchando a los menores para que “todas las áreas y servicios” se impliquen en conseguir los objetivos. Y es que el Plan de Infancia del municipio es un documento vivo. En estos momentos está en fase de presentación a los distintos grupos de la oposición, que podrán incorporar sus propuestas a un amplio documento que pretende ser la guía para atender las necesidades de los más pequeños. El concejal responsable del IMAS confía en que pueda llevarse a aprobación definitiva en el Pleno ordinario de este mes de abril.