economía

“Cepsa debería ser motivo de orgullo para los canarios”

La gestión de las diferentes actividades de Cepsa en el Archipiélago en el ámbito del refino y de las operaciones se desarrolla a través de una nueva estructura organizativa

Foto SERGIO MÉNDEZ

La gestión de las diferentes actividades de Cepsa en el Archipiélago en el ámbito del refino y de las operaciones se desarrolla a través de una nueva estructura organizativa, que aglutina tanto la supervisión de la Refinería de Tenerife, como la de las sociedades Petrocan, Cepsa Aviación, SIS, CMD, Amarco y Ecansa. Al frente de ellas se sitúa desde hace unos meses José Manuel Fernández Sabugo, quien a sus actuales funciones como director de operaciones de Aviación de Cepsa suma estas nuevas responsabilidades. Sabugo tiene clara la apuesta de la compañía por Canarias, pero también asume que si al final se tienen que marchar, lo harán. Señala que se magnifica el rechazo a la Refinería y que no es tanto como parece, y destaca la gran cantidad de proyectos sociales y deportivos que organiza. “Para nosotros, desde luego, Cepsa es motivo de orgullo”, declara.

-Cepsa ha estado muy vinculada en todos los aspectos sociales, económicos y deportivos a Canarias. Todo el mundo en Tenerife conoce a alguien que ha trabajado en la Refinería. Sin embargo, esta actitud no es recíproca por parte de la ciudadanía, ¿cómo asimilan este rechazo?

“Bueno, las opiniones hay que respetarlas. Ese es el primer principio de la convivencia. Pero me atrevería a decir que, posiblemente, estamos magnificando este rechazo. Es evidente que hay gente que no comparte nuestra manera de hacer, pero no son tantos como parece; lo que sí hacen es mucho ruido, pero no son tantos, se lo aseguro”.

-¿Qué va a pasar con la Refinería? ¿Se van a quedar? ¿Se van a ir? Usted ha dicho que si no los quieren, pues no les quedará otro remedio que marcharse…

“Nosotros hemos explicado en varias ocasiones que en un momento determinado nos pusieron en una situación muy complicada. Se publicó una normativa regional que nos ha puesto unos niveles de emisión muy restrictivos. Concretamente, el 58% de lo que ya se exige. Esto nos ha obligado a intentar llegar a un acuerdo con las autoridades, porque nos parece desmesurado y fuera de contexto. Pero no hemos llegado a ningún acuerdo, así que lo que tenemos ahora mismo es un recurso judicial. Hasta que este recurso no se resuelva, pues evidentemente tenemos que cumplir. Por un lado, no podemos encender nuestras unidades de fabricación, porque sería incumplir las normas y Cepsa no incumple las normas, y, por otro, tenemos una especie de obligación moral con nuestros usuarios y la población canaria, suministrando las fuentes de energía que la comunidad canaria precisa a través de la Refinería”.

-¿Cuál sería el futuro en el caso de que el recurso se resolviera negativamente para Cepsa?

“Pues mire, la verdad es que lo hemos pasado tan mal con este trance que lo hemos apartado. Hemos tomado una decisión de compañía. Sabemos que esa decisión judicial está pendiente y preferimos no elucubrar, sino esperar a que los tribunales se pronuncien y entonces, en función del entorno que tengamos, porque este mercado es muy volátil, ya decidiremos”.

-¿El solar donde está la refinería es de Cepsa?

“Sí, claro”.

-Entonces, en el caso de que Cepsa decida irse, ¿qué pasaría con esos terrenos?

“El terreno es de Cepsa desde que nació en Tenerife en el año 1930 y, como tal, el propietario hará con el solar lo que sus intereses y la normativa en vigor le permitan”.

-¿Contamina Cepsa tanto como para tener esta normativa tan restrictiva? Hay estudios que señalan, incluso, que los coches que entran en Santa Cruz diariamente contaminan más.

“Esa es una reflexión interesante. Mire, las industrias cumplen una función de desarrollo de las actividades humanas. Cuando ponemos en una balanza lo que contamina la industria y lo que contamina el usuario, pues gana el usuario por goleada. Si nosotros ponemos todos los coches en una esquina y la Refinería en otra, ya no le tengo que decir hacia dónde se inclinaría la balanza”.

-Bueno, es que las industrias tienen que cumplir una serie de normativas medioambientales que, en cambio, los usuarios obvian.

“Claro, lo que pasa es que la chimenea de la Refinería llama más la atención que un tubo de escape”.

-¿Por qué la industria que genera empleo más estable y mejor remunerado siempre se relaciona con suciedad y contaminación?

“Desde un punto de vista personal, me atrevería a decir que es porque hay poca gente que hace mucho ruido y otros pasan desapercibidos porque entienden que la industria es un sector que genera riqueza, que siempre está invirtiendo y desarrollándose. Es verdad que es más agradable tener un pino verde que una chimenea, pero hay que entender también para qué sirve esa chimenea. A aquellos que ven a la industria como fea o sucia les invitaría a que aprovechen las jornadas de puertas abiertas de Cepsa y comprueben que no contaminamos tanto”.

-El sector de la industria apenas llega al 8% en Canarias. Estamos sustentados en el turismo, con un empleo menos cualificado y, por lo tanto, peor remunerado y temporal. ¿No es hora de cambiar el modelo?

“Totalmente de acuerdo con usted. Aquí tiene que permitirme que hable como ciudadano y, en este sentido, animaría a las administraciones a que fomentaran las facilidades para desarrollar industrias, porque en el mundo entramos todos. Sabemos a dónde nos lleva el monocultivo. Y ahora porque tenemos esta coyuntura internacional que nos beneficia, pero esto se acabará. Si tienes un tejido productivo diferenciado, como hacen la mayoría de las industrias, es mucho más fácil salir bien parado de los embistes internacionales. Y los hay”.

-¿Hacia dónde va el mercado? ¿Pueden convivir las energías limpias con el petróleo o con el gas?

“A mí la palabra convivencia me encanta. Mire, el siglo XX ha sido el del petróleo y todo este periodo está desarrollado y basado en ese potente motor que ha dado la industria. Ahora, en el siglo XXI, es verdad que la sociedad ha empezado a pedir otras cosas y otro tipo de vida vinculada con lo que yo cariñosamente digo el color verde. ¿Hacia dónde vamos? Pues yo diría que hacia una cesta mucho más variada de energía, donde el usuario puede escoger la energía que mejor se adapte a sus necesidades y, al final, convivir todas juntas”.

-Canarias, precisamente, puede ser líder en ofrecer diferentes modelos de energías.

“Exactamente. Es importante diversificar, pero hay que marcar unas líneas y no dar bandazos. Y me explico: si Canarias apuesta por el gas, claramente tiene que hacerlo, no cambiar después. Pero la gran cuestión es lo que está haciendo Cepsa, que es transformar la energía de una forma racional y asequible para el consumidor final. Este es el gran reto que ahora tenemos”.

-Creo que la gran pregunta es ¿por qué cuando sube el petróleo sube de manera inmediata la gasolina y cuando baja no lo hace con la misma intensidad?

“El sector se ha quedado con ese sambenito. Honestamente, creo que la comparación no es correcta. Decir que las subidas o bajadas del crudo tienen que impactar en la misma proporción en los productos terminados no es correcto. Los mercados son totalmente diferentes. El crudo se compra con un plazo de mucha antelación antes de refinar, y los productos terminados se basan, sobre todo, en las cotizaciones internacionales y es a posteriori del proceso anterior. A esto se une el cambio dólar/euro, la eficiencia energética, etc. Pero para resumir, yo a los lectores le diría que cogieran la costumbre de que en lugar de comparar el precio del crudo con el precio de la gasolina, compararan cotización internacional de la gasolina con la variación de precios en las estaciones de servicio y que, por favor, le quiten los impuestos. Porque los hidrocarburos tienen el efecto de que te pueden desvirtuar el análisis porque entran muchos factores, Mire, más del 50% del precio de la gasolina es por impuestos y esa cantidad es fija, no varía”.

-Cepsa decidió ampliar su mercado y llegar directamente al hogar con la distribución de una botella de gas butano más ligera. ¿Por qué esta decisión? ¿Y cómo ha sido la acogida?

“Cepsa produce gas butano y gas propano desde que inicia sus actividades en Canarias en 1930, lo que pasa es que vendíamos a lo bruto. En un momento determinado, a Cepsa le entra la inquietud de entrar en los hogares de otra manera, y quisimos hacerlo, además, con un producto muy diferenciado de lo que ya hay en el mercado. Entonces desarrollamos esta botella ligera e inteligente que pesa la mitad de la que actualmente está en el mercado, con precio liberalizado, con un chip inteligente que permite conocer toda la trazabilidad de la botella y con un diseño interesante. Y le puedo asegurar que la acogida está siendo estupenda. La idea es facilitar al usuario en todo lo posible el uso del gas doméstico, con la intervención de las nuevas tecnologías y llevándolo a domicilio”.

-¿Qué hace Cepsa socialmente?

“Desde que nacimos hemos ido cuidando el entorno en el que estamos. La fundación tiene cuatro áreas de trabajo: el valor social con la recogida de alimentos y los premios al valor social. La parte más visible son los murales, la campaña de los chicharritos, como símbolo de la ciudad y contribución al arte urbano… El deporte base también es importante para nosotros, inculcando a los jóvenes el valor de los deportes, el trabajo en equipo y el esfuerzo. También están los peque huertos, un proyecto que nos encanta en Cepsa porque se enseña a los chavales dónde crecen las plantas y las verduras, y hacen comida con los productos que cultivan”.

-Y volvemos al principio: muchas actividades sociales en pro de la ciudad y poco reconocimiento.

“Bueno, al final, como en Santa Cruz el impacto de la Refinería es tan grande, puede hacer un poco de telón de lo que es Cepsa en Canarias. La gente tiene que saber interpretar que la Refinería no solo es la chimenea, sino que cuando se va en barco a Las Palmas, ese barco consume fuel o diésel marino que lo produce Cepsa. Cuando se va en avión, el líder del combustible que se suministra a esos aviones es Cepsa. Los ciudadanos tienen que saber que cuando hacen la colada, el líder mundial en materia prima para fabricar detergente es Cepsa. El asfalto de la carretera donde circulan los coches lo produce Cepsa. De todos los derivados de la petroquímica se encarga Cepsa, plásticos, medicamentos… Y es que creo que una empresa que nace en Tenerife
con intención local, pero que ahora tiene proyección internacional en cuatro continentes, debería ser motivo de orgullo. Para Cepsa lo es, y para los canarios debería serlo”.