sanidad

¿Por qué la sanidad canaria es la peor?

La Federación Nacional de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, en su último informe presentado este mes, coloca al Archipiélago como la comunidad que peores servicios tiene

Hospital Universitario de Canarias. | J.G.

Los servicios sanitarios de Canarias son los peores de España. Esta es la conclusión que se desprende del informe elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, que compara distintos factores en todas las regiones del país. La tendencia de los últimos años ha sido clara. Desde 2009 las Islas han ocupado el segundo puesto de la cola, solo superado por Valencia, y en 2015 Canarias bajó hasta la última posición, lo que también ha ocurrido en el presente ejercicio.

El Archipiélago obtiene en el mencionado estudio 49 puntos (de un máximo posible de 114 y una media de 71), mientras que las comunidades autónomas mejor valoradas lograron números muy superiores. Así, Navarra y País Vasco se sitúan en cabeza con 90 puntos, seguidas de Aragón (82) y Asturias (79). En el extremo opuesto, además de las Islas, se hallan Andalucía y Cataluña, ambas con 60 puntos, y Valencia, con 59. Los factores tenidos en cuenta para la realización de este análisis, recogidos a través de datos oficiales, han sido la financiación, listas de espera, recursos humanos y materiales, y concertación y valoración de los usuarios, entre otros.

Canarias cuenta con un presupuesto sanitario de 1.264,74 euros por habitante, una cifra muy por encima de otras regiones mejor situadas en el ranking general, como es el caso de Cataluña, Murcia y Madrid. No obstante, otras comunidades superan al Archipiélago en hasta 300 o 400 euros por persona. El sistema isleño dispone de 3,57 camas hospitalarias y 8,45 quirófanos por cada mil habitantes, cifras, situadas en la media nacional.

Otro de los aspectos que analiza el documento para hacer la comparativa son los datos relativos a los recursos humanos. El informe refleja que las Islas tienen 1,78 médicos por cada 1.000 habitantes en Atención Especializada y 0,69 en Atención Primaria. En el caso de los enfermeros, en Especializada la cifra es de 3,07, y de 0,61 en Primaria. Aunque se trata de números bajos, es cierto que hay otras comunidades con registros peores.

Uno de los datos en los que el Archipiélago se encuentra a la cabeza es el coste de cada alta hospitalaria, que en el caso de las Islas asciende a 5.616 euros por cada paciente. El documento refleja, también, una infrautilización de los quirófanos, con 922 operaciones en cada uno de ellos al año, siendo el segundo dato más reducido del país. A esto se añade el bajo uso de la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), con un porcentaje de apenas el 45,22%. Llama la atención que la siguiente comunidad autónoma se halle a diez puntos por encima de diferencia.

Uno de los aspectos a tener en cuenta que, sin duda, ha marcado la posición de Canarias en el ranking estatal son las cifras de las listas de espera. Como ya es conocido, el Archipiélago cuenta con la demora más alta del país, con un total de 182 días de espera para una operación y de 117 para la consulta de un especialista. En este último caso, Canarias solo es superada por una región, Cataluña, que acumula 138 días.

Ante este escenario, el presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Canarias, Guillermo de la Barreda, destacó, en primer lugar, que todos estos datos han sido obtenidos de fuentes oficiales.

“Otro informe de la federación revela que, del total de la financiación regional, el 46,21% va a sanidad, frente al 56,6% que se invierte, como media, en España”, apostilló. Así, insistió en que otro de los factores que coloca al Archipiélago a la cola es la “mala gestión”, aspecto que se pone de manifiesto, por ejemplo, en la infrautilización de quirófanos o de CMA. Insistió en que, de cara al futuro, no hay que mirar solo “los síntomas”, sino atacar todo el problema, “destinando más inversión, aplicando una mejor gestión y poniendo más voluntad política”. Para ello, propuso la elaboración de una Ley de Salud y Sanidad, ya que Canarias es la única región que carece de ella.

El secretario provincial de Satse en Tenerife (sindicato de enfermería), Leopoldo Cejas, puso de manifiesto su “enorme tristeza” al analizar los datos, que constatan “que Canarias no sale de la cola desde hace años” y que se avanza poco. “Es lamentable que, año tras año, estemos en las últimas posiciones y sin expectativas de salir”, indicó, a la par que señaló que, aunque se sigue manteniendo una alta valoración por parte del usuario, que llega al notable, esta también se ha reducido.

El portavoz del Sindicato Médico-Cesm, Levy Cabrera, llamó la atención sobre el hecho de que uno de los posibles motivos de esta situación sea el escenario económico de las Islas, al igual que la aplicación de los baremos a la hora de dotar de infraestructuras sanitarias, aspecto que ha perjudicado a Tenerife y Gran Canaria, en donde el déficit se ha ido “tapando con la concertación privada”. Añadió que en personal se está también por debajo de lo necesario. “En Atención Primaria, Tenerife necesita entre 80 y 120 médicos más”, dijo. Como solución, apostó por potenciar la Atención Primaria y enfocar el sistema para que se centre en los pacientes crónicos.

saber más

Presupuesto: Cada canario cuenta con un presupuesto para el ámbito sanitario de 1.264 euros. Se trata de una cifra situada en la media nacional, aproximadamente.
Urgencias: Los datos reflejan que en las Islas se registran 480,87 pacientes de urgencias por cada millar de habitantes y 22,16 cesáreas por cada cien partos.
Gasto farmacéutico: El gasto farmacéutico per capita en el Archipiélago asciende a 211,54 euros, registrándose un incremento de 4,6% con respecto al año anterior.
Demora: Apenas el 7,8% de pacientes obtiene cita a las 24 horas de solicitarla en Atención primaria y al 22% le dan cita en 15 días para el especialista.
Privatización: Del total del gasto sanitario, el 10,4% se dedica a la contratación con centros privados, porcentaje solo superado por Madrid , Baleares y Cataluña.
Opinión ciudadana: el 52% de la población isleña considera que la sanidad funciona bien y casi el 76% de las personas atendidas la califican de buena o muy buena.