CULTURA

Rafael Fernández sitúa la obra de Félix Francisco en la tradición cultural palmera

El profesor de Literatura de la ULL señala que esa impronta la marca el “afán de creatividad e independencia” del autor

Rafael Fernández, profesor de Literatura en la Universidad de La Laguna y uno de los más sobresalientes investigadores sobre el teatro y la poesía en Canarias, sitúa al escritor Félix Francisco Casanova como un autor que “bebe de la esencia de la cultura que históricamente ha dado la isla de La Palma y que marca una impronta por ese afán de creatividad e independencia”.

Fernández participó en el homenaje que La Palma brindó hace unas semanas a la memoria de Félix Francisco, nacido en la capital palmera en 1959, con la instalación de una escultura en La Pérgola. El profesor valoró el surgimiento en la Isla de un grupo de escritores y artistas, que aunque distintos entre sí y con la obra de Félix Francisco, “están todos en la línea de la búsqueda de la innovación”, citando casos como los de Luis León Barreto, Anelio Rodríguez o Elsa López, esta última tanto en su vertiente creativa como editorial.

“Una conjunción de este tipo es difícil de encontrar”, remontándose como última referencia al conocido como Grupo La Palma, formado por los poetas Pedro Álvarez de Lugo, Juan Pinto de Guisla y Juan Bautista Poggio. Un movimiento literario del Barroco que Fernández conoce a fondo y sobre el que publicó en los noventa una monografía definitiva.

“Desde ese grupo del XVII, a lo largo de la historia, La Palma ha tenido individualidades extraordinarias”, si bien no es hasta finales del siglo XX cuando cuaja un núcleo de autores con los que “La Palma, desde el punto de vista creativo, ha entrado en el siglo XXI”. Un grupo en el que “hay unión en la diversidad, pero todos están marcados por ese impulso de renovación”. Y a Félix Francisco también “hay que situarlo en esa tradición, porque queramos o no, La Palma la tiene dentro”.

Una tradición creativa, que Fernández, considera que está marcada por un claro afán de “independencia y originalidad en todos los campos de la cultura, desde la décima popular y la culta, hasta cualquier expresión literaria”.

A la hora de valorar la obra literaria de Félix Francisco, Fernández destaca el cuidado del lenguaje “como expresión última de lo que se siente, se quiere o se desea”. “Y esa implicación enorme en la obra de Félix – prosigue – es un compromiso con la sinceridad literaria, que no significa realismo, sino la sinceridad del creador con su obra, en la que se arriesga cada vez más”.

El investigador sitúa también la obra de Félix Francisco en la órbita de la cultura Pop. “La cultura pop que viene de Warhol y que en España tiene su expresión en los Nueve novísimos, entre los que podría haber estado el poeta nacido en La Palma. Félix Francisco llena el espacio poético de la segunda mitad del siglo XX no solo de la literatura canaria, sino también española”.

Destaca además que muchos de los aspectos que aparecen de “manera muy intensa en la obra de Félix me recuerdan a Leopoldo María Panero, que tiene algunas composiciones con elementos de la cultura pop: La ruptura con una sociedad que no me gusta, vacilo con ella, ironizo, pero en el fondo hay un tremendo pesimismo”.

Para Fernández, ya en su primer poemario, El invernadero, que fue premio Julio Tovar, “están todo los elementos de ese mundo contemporáneo dolorido, de esa juventud que tiene un lado fantástico, ilusorio, lúdico, y por otro el afán de libertad”.