tenerife

“Hay más delitos en el Sur porque diariamente hay 40.000 personas más que hace 4 años”

A estas alturas, nadie puede negar que Guillermo Díaz Guerra está en todas las quinielas electorales del Partido Popular con vistas al sorpasso que esperan dar a Coalición Canaria el año que viene

Foto ANDRÉS GUTIÉRREZ

Quienes lo conocen bien coinciden en que se encuentra en plena forma, y los recientes datos sobre criminalidad en la provincia tinerfeña prueban que su trabajo al frente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en las islas occidentales merece un sobresaliente. Con menos medios personales y humanos que Las Palmas, las cifras tinerfeñas son claramente mejores respecto a 2017, por mucho que salga en defensa de sus compañeros de la provincia oriental cuando surge la comparación. A estas alturas, nadie puede negar que Guillermo Díaz Guerra (Santa Cruz de Tenerife, 1966) está en todas las quinielas electorales del Partido Popular con vistas al sorpasso que esperan dar a Coalición Canaria el año que viene.

-¿Cómo valora los datos de criminalidad publicados recientemente por Interior?

“Positivos, porque para analizarlos hay que tener en cuenta la tendencia a la baja de la criminalidad desde 2012. Respecto a los del año pasado, no se pueden entender correctamente sin tener en cuenta que 2016 fue un año excepcionalmente bueno. De ahí ese pequeño aumento”.

-¿No le llama la atención que 2017 se cierre con una subida de apenas 1,2%, cuando el inicio de ese año era de un más que preocupante (8,5%)?

“Es cierto que el inicio del año pasado fue muy malo, pero lo cierto es que mejoró notablemente durante el resto del año”.

-¿Por qué esa mejora?

“(Sonríe) Si supiéramos los motivos exactos sería maravilloso, porque acabaríamos de una vez con los crímenes. Eso sí, algo habrá tenido que ver el tremendo esfuerzo y las ganas que ponen las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado”.

Foto ANDRÉS GUTIÉRREZ

-Se lo pregunto de otra manera. ¿Por qué sube la criminalidad en Canarias en 2017?

“Si analiza los datos, y me consta que lo ha hecho porque así lo ha destacado en DIARIO DE AVISOS, verá que no se trata de una subida generalizada. Nada más lejos de la realidad. Ha sido en unos delitos concretos, como son los que atentan contra la libertad y la indemnidad sexual y los relacionados con la violencia de género”.

-Debe ser frustrante, porque se trata de modalidades delictivas donde la acción policial, desde la perspectiva preventiva, poco puede hacer…

“Es verdad, pero no por eso se baja la guardia ni se trabaja con menos interés. Fíjese que estos datos nos cuentan dos cosas: que cada vez se denuncia más, pero también que cada vez se practican más arrestos por este tipo de delitos. Además, si se medita al respecto, no es mal síntoma que cada vez se denuncien más este tipo de delitos, porque refleja la cultura actual, proclive a que las víctimas pierdan cada vez más el miedo a la hora de hacerlo”.

-¿En qué zonas de la provincia tinerfeña se registró mayor criminalidad el año pasado?

“Por mucho que siga siendo un sitio seguro, el problema lo tenemos en el sur de Tenerife. La causa está muy clara: comparado con los que habían hace cuatro años, cada día del año tenemos en el Sur a 40.000 personas más”.

-¿Por la subida del turismo?

“Seguramente, pero lo cierto es que le hablo de la población real, de hecho, la que hay cada día en ese territorio”.

-Y ello es un problema porque las plantillas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están fijadas con un parámetro que no tiene en cuenta esa población de hecho…

“Es peor que eso. Las plantillas están fijadas en el Sur con los datos de los años noventa. Es obvio que no tiene nada que ver con la realidad actual, por mucho que entonces sí se tuvo en cuenta a la que entonces era población de hecho, no solo a la población, digamos, de derecho. A día de hoy, hay que revisar las plantillas porque el aumento de camas conlleva, lógicamente, que se incremente la ocupación. Tanto en el caso de la Policía Nacional como en el de la Guardia Civil”.

-Parece claro que hacen falta más policías y guardias civiles…

“¿Son pocos? Piense en cómo se fijan las plantillas adecuadas para cada territorio. Para ello se tienen en cuenta unas recomendaciones de la Unión Europea donde se estima adecuado que existan 1,8 policías por cada mil habitantes. Pues bien, en esta provincia estamos en 2,1 policías por cada mil habitantes. Estamos por encima de lo que recomienda la UE, como España puede presumir de que está por debajo de la tasa de criminalidad media europea. Y Canarias, en particular esta provincia, está muy bien posicionada respecto a la media española”.

Foto ANDRÉS GUTIÉRREZ

-En la provincia tinerfeña hay menos personal y menos material, pero los resultados son mejores que en Las Palmas. ¿A qué se debe?

“No creo que sea comparable la realidad de esta provincia con la otra. Lo que le puedo garantizar, porque así me consta, es que tanto allí como aquí se trabaja muy duro. Canarias es un sitio seguro, créame”.

-En su día, DIARIO DE AVISOS dedicó una serie a las comisarías tinerfeñas de la Policía Nacional, dado su mal estado. ¿Mejoras?

“Hay mejoras, o estamos en camino de lograrlas. El caso más importante era La Laguna, que como sabe ya se aprobó un presupuesto para rehabilitar. En Tres de Mayo hay negociaciones a tres bandas, con el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para permutar la parcela por otro emplazamiento, aprovechando así su valor y remozar instalaciones”.

-¿A dónde iría Tres de Mayo?

“Tiene que ser en el entorno de Cabo Llanos”.

-¿Sería una súper comisaría?

“Sí, porque la idea es reunir allí Tres de Mayo con el actual servicio que presta Pérez de Ayala, que se quedaría como una oficina para denuncias

-¿Por qué no intentan algo similar en el Puerto de la Cruz?

“(Sonríe) Acertó. Estamos en ello porque también está la actual comisaría en un emplazamiento muy céntrico. El Ayuntamiento ya nos ha dicho que nos va a ofrecer una permuta con donde está la
antigua estación de guaguas, que se va a demoler”.

-¿Cómo evolucionan hoy las modalidades delictivas que subieron mucho con la llegada de las crisis, como son el robo de cable de cobre o los cometidos en explotaciones agrarias?

“El del cable de cobre fue relativamente sencillo de atajar o, al menos, de reducirlo a parámetros más normales. En realidad, es algo muy similar a lo que pasa con las explotaciones agrarias.
Lo del cobre surge porque subió la demanda, se paga bien, como ahora en Canarias con el aguacate. Luego, su comercialización es indiscriminada. En el caso del cobre, los que compran son muy pocos, y el trabajo policial en ese eslabón ha dado resultados óptimos. Basta con exigir la documentación a quien vaya a la chatarra para vender”.

-¿Por qué no hacemos lo mismo con los aguacates?

“Porque los canales de comercialización paralelos a los oficiales, en el caso de los aguacates, son muy importantes. Usted los puede comprar en el súper, en un mercadillo del agricultor, pero también en la puerta de un hospital o a una señora que va casa por casa. Difícilmente se puede rastrear así la procedencia”.

-Entonces, ¿el trabajo policial hay que centrarlo en las producciones y así seguir el rastro?

“Vaya. Ahí tenemos un problema, porque en Canarias no existe un registro oficial de productores de aguacates, como se pudo comprobar en la reunión que mantuvimos sobre este asunto con todos los sectores implicados”.

“¿Desearle a Rajoy un atasco? O es de mala persona, o no lo ha sufrido”

Mientras el Gobierno de Canarias seguía de vacaciones en plena crisis de las microalgas del verano pasado, Guillermo Díaz Guerra fue protagonista con unas explosivas declaraciones. Sonríe con el recuerdo, pero no está por reavivar la polémica. “Más allá de la discusión científica, lo cierto es que logramos reabrir el debate sobre los vertidos de aguas residuales al mar. Está claro que la situación actual de Canarias respecto a los vertidos descontrolados es insostenible, por mucho que no haya manera de acceder al nuevo censo anunciado por el Gobierno de Canarias”, señala el subdelegado provincial, que es farmacéutico de formación e inspector de Sanidad de profesión. También ha sido protagonista Díaz Guerra en otro tema fundamental, el de las carreteras, al facilitar que los expertos de la Guardia Civil de Tráfico aportasen remedios de bajo coste y efectos inmediatos que ahora estudian los responsables locales. Preguntado por el público deseo del presidente del Cabildo, Carlos Alonso, para que a Mariano Rajoy le pillase un atasco durante su reciente visita, Díaz Guerra fue claro en su respuesta: “No entiendo que nadie le pueda desear a otro sufrir un atasco, salvo por dos circunstancias: o es mala persona, o es que nunca ha tenido que padecer alguno. Supongo que el caso de Alonso es el segundo, claro. Le pongo un ejemplo: yo nunca le desearía a ningún responsable del Gobierno de Canarias que tuviera que hacer cola en Urgencias, como hacemos usted y yo”.