Adeje

Acusan a Turismo de no tramitar las denuncias de barcos ilegales en el Sur

La asociación de empresas de avistamiento de cetáceos estudia denunciar a la Consejería por posibles delitos de dejación de funciones o prevaricación por omisión; en 3 años solo se ha cursado una infracción

Una embarcación se aproxima a un cetáceo frente a Puerto Colón, en el municipio de Adeje. DA
Una embarcación se aproxima a un cetáceo frente a Puerto Colón, en el municipio de Adeje. DA

La Asociación de Empresas para la Conservación de Cetáceos del Sur de Tenerife (Acest) responsabiliza a la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias del “grave intrusismo” que existe en el negocio de las excursiones marítimas y del daño que causan las embarcaciones ilegales a las especies y a su hábitat, que forma parte de un área protegida integrada en la Zona de Especial Conservación Teno-Rasca.

El colectivo, que aglutina a casi una veintena de empresas dedicadas al avistamiento de mamíferos marinos con base en Puerto Colón, Los Cristianos, Las Galletas, Playa San Juan y Los Gigantes, denuncia que el Servicio de Inspección de la Consejería de Turismo, competente en las infracciones por el desarrollo de esta actividad económica, solo ha tramitado una denuncia en los últimos tres años, “cuando todos los días salen barcos ilegales”.

La asociación dispone de un listado de alrededor de 70 embarcaciones que se anuncian en Internet ofreciendo excursiones a turistas sin disponer de permiso para desarrollar esta actividad y a un precio muy por debajo de los barcos oficiales. Las embarcaciones clandestinas superan a las 41 de bandera azul, indicativo concedido por el Gobierno de Canarias que acredita que la nave cumple con todos los requisitos legales, entre ellos el permiso del Ministerio, seguro, patrón contratado y el pago de tarifa por pasajero.

Pero la denuncia tiene aún un calado mayor. Según la información aportada a este periódico por Acest, la Guardia Civil cursó a la Consejería de Turismo entre enero de 2015 y diciembre de 2017 un total de 57 denuncias (3 en 2015, 40 en 2016 y 14 en 2017), una cantidad que el Gobierno de Canarias reduce hasta las 35, es decir, 22 menos, circunstancia que llama la atención a la asociación, tratándose de datos oficiales de dos administraciones públicas.

guardia civil

Preguntado por el trámite de las 35 denuncias de la Guardia Civil, el abogado de las empresas náuticas, Alejandro Quintana, ironiza: “Deben de estar en un limbo jurídico o en alguna laguna porque no consta que se hayan tramitado, lo cual no tiene explicación”. La pasividad administrativa del departamento de Turismo que denuncia el letrado podría tener consecuencias penales, anuncia Quintana, “por posibles delitos de dejación de funciones o prevaricación por omisión”.

“La Consejería recibe las denuncias [excepto las que afecten a posibles delitos medioambientales, que corresponden al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente] y está obligada a darles curso y a culminar la instrucción con una sanción o con su archivo. Lo que no puede hacer es no registrar un documento que refleja unos hechos que pudieran ser constitutivos de una infracción, ya sea presentado por un particular, una asociación o la Guardia Civil”, señala el abogado, que advierte de que “habrá que realizar las indagaciones pertinentes para individualizar la responsabilidad de los funcionarios que no hayan cumplido con su competencia”.

El letrado insiste en las consecuencias del alto número de las excursiones ilegales sobre especies como el calderón tropical o la tortuga verde, animales de gran fragilidad y altamente migratorios. Un estudio, denominado Mitcald, e impulsado por la Asociación Tonina en colaboración con la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, la Universidad de La Laguna y el Cabildo de Tenerife, revela que la colonia de cetáceos del Sur acumula un índice de cortisol (hormona del estrés) muy superior a los ejemplares que habitan en la zona de Anaga. En el informe se advierte de tres factores de riesgo para los calderones tropicales: interacciones tróficas, contaminación acústica y colisiones.