Crimen de Fuencaliente

El otro acusado dice ahora que fue ella quien asesinó a Candito

La nueva versión de Francisco se contradice con lo que declaró en la fase de instrucción, y ayer mismo un testigo aseguró haberlo visto poniendo gasolina cerca del lugar del crimen

Francisco, uno de los dos inculpados por el crimen de 2015 en Fuencaliente, ayer de espaldas y junto a su abogado, durante el juicio. Andrés Gutiérrez
Francisco, uno de los dos inculpados por el crimen de 2015 en Fuencaliente, ayer de espaldas y junto a su abogado, durante el juicio. Andrés Gutiérrez

Francisco, uno de los dos acusados como presunto autor de un delito de asesinato a cuenta de la violenta muerte sufrida por un vecino de Fuencaliente en 2015, se desdijo ayer de la declaración que realizó durante la investigación de estos hechos y ahora dice que fue Candelaria, la que fuera entonces su compañera sentimental y hoy es la otra inculpada por esta causa, quien acabó con la vida del infortunado, un varón de 57 años conocido en la referida localidad palmera como Candito.

La nueva versión de Francisco llegó como respuesta a las preguntas que, con el fin de esclarecer lo acaecido, le formularon ayer las partes personadas en el caso durante la segunda jornada de la vista oral que, con tribunal de jurado popular, se celebra durante esta semana en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

En su afán por sustentar esta nueva versión, Francisco (más conocido como el Carbonero) aseguró que, si durante la instrucción reconoció haber estado en el lugar del crimen, fue “porque ella me pidió que le hiciera ese favor”. En cuanto a los motivos que podía tener Candelaria para acabar a machetazos con la vida de Candito, dijo que el fallecido había intentado abusar de la mujer, y que la violencia era el resultado de tal agresión.

Lo cierto es que ni la Fiscalía ni la acusación particular otorgaron la más mínima credibilidad a la nueva versión de Francisco, a tal punto que solicitaron al juez que se facilitara a los miembros del jurado una copia de lo declarado por este acusado durante la investigación.

Además, uno de los testigos que prestaron declaración ayer aseguró que, en la madrugada de aquella trágica noche, vio a la pareja repostando gasolina cuando volvían desde Fuencaliente, lugar donde se produjo el asesinato, a Breña Alta, donde tenían fijada su residencia.

Cabe recordar que la otra acusada, Candelaria, sí que ha mantenido el mismo relato de lo sucedido desde un primer momento y que, en resumidas líneas, pasa porque la pareja se topó con Candito aquella noche, lo que Francisco aprovechó para pedirle explicaciones sobre una motosierra de su propiedad que seguía sin devolverle. La reclamación degeneró en violencia, y Candito murió a machetazos. Eso sí, Candelaria sostiene que ella estaba presente, pero no participó activamente en la muerte de la víctima. Sea como fuere, la Fiscalía considera probado que los dos son responsables de un delito de asesinato por el que solicitan una pena de 22 años de cárcel para cada uno.

En cuanto a la relación entre Francisco y Candito, otros testimonios prestados durante la sesión de ayer coincidieron en que ambos eran amigos o, cuando menos, conocidos, y que no era extraño verlos juntos.

De especial interés resulta la jornada prevista para hoy, tercera de la vista oral, por cuanto en la misma se escuchará el testimonio de los forenses, que sin duda arrojará luz sobre este crimen y las responsabilidades penales que puedan derivarse del mismo.