Foro Premium del Atlántico

Jorge Dezcallar: “Canarias tendría que ser Miami para África Occidental”

El diplomático destaca en el FORO PREMIUM DEL ATLÁNTICO el papel que puede jugar el Archipiélago como “portaaviones de paz”, pero reconoce que la cercanía con el Sahel “supone un riesgo” para las Islas

Jorge Dezcallar en Foro Premium del Atlántico / Fran Pallero

El diplomático español Jorge Dezcallar, protagonista ayer de una nueva edición del FORO PREMIUM DEL ATLÁNTICO, resaltó las enormes posibilidades que, a su juicio, tiene Canarias para convertirse en un punto de referencia de todo tipo para esta parte del planeta, a tal punto que definió al Archipiélago como un “portaaviones de la paz”. Las Islas “tendrían que ser Miami para África Occidental”, sostuvo Dezcallar en relación al papel que, como foco de influencia, juega la ciudad estadounidense respecto a los países de Centroamérica. Por el contrario, el que fuera director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) entre 2001 y 2004 reconoció en este foro, organizado por la Fundación DIARIO DE AVISOS y con sede permanente en el Iberostar Grand Hotel Mencey, que la cercanía de las Islas a una zona tan conflictiva como es ahora el Sahel “supone un riesgo”, dado que esta franja del continente africano se ha convertido en “un corredor descontrolado, una autopista por la que circulan todo tipo de elementos indeseables que se dedican al tráfico de drogas o de armas”, e incluso grupos de “ideas radicales”.

Durante su disertación, acogida con gran interés dada la notable trayectoria del invitado, quien fuera embajador de España en plazas como Marruecos, Estados Unidos y el Vaticano, reconoció que la idea reinante en Canarias sobre el plus de seguridad que otorga vivir en unas islas “es cierta, porque la insularidad es un cuello de botella que hace más fácil controlar a quien pretende escapar”, pero también recordó que “seguridad total no la hay en ningún sitio”, y que tampoco “se puede hacer esperar dos horas a los turistas en los aeropuertos con controles como los que se hacen en Dallas, por ejemplo”. Para Dezcallar, “lo más peligroso, desde la perspectiva de los servicios de inteligencia, son los llamados lobos solitarios”, y en todo caso los terroristas actúan “donde es más barato y es más fácil. Si se lo ponen difícil en algún lado, se irán a otro”, concluyó. Con la certeza que le otorga su dilatada experiencia en el pasado como director general de Asuntos Exteriores para África y Oriente Medio, el diplomático no dudó en alabar “el papel que juega Francia o incluso Marruecos” para garantizar la seguridad en el Sahel, a la par que recordó que “a España lo que le interesa es un Marruecos fuerte, porque sus intereses son comunes”.