Arona

Roban el Santísimo Sacramento de la iglesia de La Camella

Unos individuos asaltaron hace dos días de madrugada, sobre la una, la iglesia de Santa María Madre del Divino Pastor, en el barrio de La Camella, en Arona, y se llevaron en el botín, entre otros objetos, el Santísimo Sacramento (el copón con las hostias consagradas). El rápido aviso de una de las monjas que ...read more →

Iglesia de sor María Madre del Divino Pastor en La Camella, municipio de Arona. DA
Iglesia de sor María Madre del Divino Pastor en La Camella, municipio de Arona. DA

Unos individuos asaltaron hace dos días de madrugada, sobre la una, la iglesia de Santa María Madre del Divino Pastor, en el barrio de La Camella, en Arona, y se llevaron en el botín, entre otros objetos, el Santísimo Sacramento (el copón con las hostias consagradas). El rápido aviso de una de las monjas que duermen en la parte superior de la iglesia ahuyentó a los ladrones que se fueron por la misma puerta que habían entrada, la sacristía, que da a la carretera general.

Así lo relata Emiliano Rodríguez, párroco de Arona casco, que se mostró preocupado por la ola de robos que se están sucediendo en la Isla, y más en concreto en la zona Sur, donde ya ha habido una decena de incidentes. “Hay sospechas de que se trata de la misma banda, de gente de fuera, que están buscando dinero y objetos de valor”, comentó Rodríguez.

El cura recordó, igualmente, que hace unos días también robaron en la iglesia del Valle San Lorenzo y se mostró esperanzado de que no lo hagan en la iglesia de Arona, entre otras razones, “porque tenemos alarmas y todavía no han sonado”, dijo el cura con su habitual sentido del humor. Según las investigaciones de la Guardia Civil, los ladrones se llevaron algún dinero que había del cepillo en la sacristía y, aparte del Santísimo Sacramento que estaba en el expositor, otros objetos de culto, revolviendo la sacristía y el altar, lo que terminó despertando a las monjas de Santa Ana y que sirvió para que los asaltantes salieran huyendo solo con una parte del botín que pretendían llevarse. Fueron las hermanas las que avisaron a la Guardia Civil, que se personó en el lugar para tomar huellas y evaluar, al día siguiente, con el párroco de la iglesia, don Ismael, el valor de lo sustraído.

La puerta de la sacristía, por donde entraron, estaba completamente destruida y sorprende que penetraran por ahí cuando da a una carretera que, incluso, a esa hora es transitada.

Oleada de robos

Este es un incidente más en la ola de robos que han surgido en un mes en la Isla y que, según todos los indicios, apuntan a la misma banda como autora de los hechos. A mediados de mayo se produjeron en apenas dos días los robos en las iglesias de Barranco Hondo e Igueste de Candelaria, ambas con el mismo modus operandi, entrando por la sacristía y llevándose dinero y objetos de valor. El robo en la iglesia de la Santísima Trinidad de Igueste se saldó con la sustracción de la totalidad de joyas o prendas pertenecientes a la Virgen de los Dolores.

Días más tarde se produjo, ya más al Sur, el robo de una pequeña imagen de la Virgen del Carmen, en Los Llanitos (Guía de Isora), de un particular que la custodiaba en una capilla cerca de la carretera. Una semana después sustrajeron 80 euros de la iglesia de la Virgen de los Pobres, en La Listada, en el municipio de Arico, un dinero que estaba guardado en la sacristía, por el padre Bernardo, para pagar el recibo de la luz del templo.

Pero no solo en el Sur se han sucedido estos hurtos a las sedes religiosas, sino que también se han dado en otros lugares de la isla de Tenerife, como la iglesia de El Sauzal, San Mateo en Punta del Hidalgo o en Icod de los Vinos.

En las investigaciones que se llevan acabo desde hace un mes no se descarta que se trate de una misma banda, aunque no se ha ofrecido mayor información. Todos los robos, excepto el ocurrido con la sustracción de la Virgen del Carmen en Los Llanitos (Guía de Isora), se han producido en busca de dinero y de joyas fáciles de vender -anillos, pulseras o cadenas-, aunque ahora se han llevado el copón.