Francia

El capricho de Franco que impidió a Hitler controlar el Mediterráneo desde Gibraltar

El 23 de octubre de 1940, Adolf Hitler estuvo esperando en la estación francesa de Hendaya a Francisco Franco, cuyo tren se había demorado

Entrevista de Hendaya. | DA

El 23 de octubre de 1940, Adolf Hitler estuvo esperando en la estación francesa de Hendaya a Francisco Franco, cuyo tren se había demorado. Ambos debían intentar resolver los desacuerdos sobre las condiciones españolas para su entrada en la guerra del lado de las potencias del Eje. El líder nazi comenzaba a impacientarse, por lo que cuando el dictador español bajó del convoy, este supo que se trataría de una reunión exasperante, tal y como recoge la BBC.

Después de siete horas de reunión, Hitler siguió considerando desorbitadas las exigencias españolas: las colonias del norte de África y el Camerún francés, suministro alemán de armamentos y alimentos para una población que aún sufría los estragos de tres años de guerra, y, como colofón, la devolución de Gibraltar tras la derrota del Reino Unido.

Entrevista de Hendaya. | DA

El ahora territorio británico de ultramar había sido arrebatado a los musulmanes en 1462 por un noble castellano, permaneciendo bajo dominio español durante más de 250 años hasta la Guerra de Sucesión española. Tras varios episodios de bombardeos, bajo el Tratado de Utrecht en 1713, Gibraltar fue cedido “a perpetuidad” a Gran Bretaña.

Sin embargo, por aquel entonces, Hitler sabía que Gibraltar era la clave para la derrota definitiva de Gran Bretaña. Tras el encuentro con Franco, el Führer recriminó a su homólogo español por negarse a aliarse con Alemania. “El ataque a Gibraltar y el cierre del Estrecho”, escribió Hitler, “hubieran cambiado la situación del Mediterráneo de un solo golpe. Si hubiéramos podido cruzar la frontera española (…) Gibraltar estaría hoy en nuestras manos”, lamentó.

Estación de Hendaya. | DA