Colombia

La odisea de Alca, el rapero surfista sin piernas

Rapear, surfear y estrenarse como padre a los 25 años son grandes hazañas cuando, por un mal congénito, no se tiene la mitad del cuerpo

Un día este joven sin piernas, de cabello ensortijado y brazos fuertes y tatuados, decidió llamarse Alca, una contracción de las primeras letras de su nombre y las de la palabra camino. A Alca le entusiasma rodar por la vida, ya sea en su patinete, en una tabla de surf o en hombros solidarios.

Así, rodando y sonriendo, llegó hace nueve meses a Barranquilla. Cuenta que lo hizo atravesando cientos de kilómetros por uno de los peligrosos atajos fronterizos que hierven bajo el sol desértico de La Guajira. Aunque tenía pasaporte, prefirió correr el riesgo para poder llevar consigo algunas artesanías y poder venderlas.

“Me vine como ilegal, igual que mi esposa. En el momento en que me enteré de que iba a ser papá, tuve que venir a Colombia. Fue duro por la guerrilla y por la Guardia Nacional de Venezuela”, afirma Alca en una entrevista con AFP.