superconfidencial

Un dólar de oro

Me he encontrado un dólar de oro en una vieja caja

Me he encontrado un dólar de oro en una vieja caja. Un dólar que me regalaron hace muchos años, en uno de mis viajes a los Estados Unidos. Su valor material no es muy alto; me haré un llavero. Pero el dólar me ha traído un montón de recuerdos. Objetos y fotos le hacen a uno revivir el pasado, sobre todo cuando el pasado es agradable y, desde luego, más variado que el presente. ¿Es cierto eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor? No lo sé. Pero el presente no es demasiado bueno, por lo que uno escucha por ahí y por lo que vive en carne propia. Si ustedes tienen la curiosidad de ver y escuchar los telediarios se darán cuenta de que la actualidad es mejor ignorarla, porque hay que sufrir mucho hasta que a uno le cuenten una buena noticia. Vivimos en un país gobernado por títeres, que han logrado montar un enorme caos, pero cuyos correligionarios les aplauden como si fueran mesías. Claro, es normal, hay cientos de miles de enchufados. La última es que, según los expertos, el CIS, que es un organismo estatal de sondeos, le ha regalado al PSOE ocho puntos en la última encuesta. Si esto es cierto, alguien debería entrar en la mazmorra. Lo penúltimo es que los políticos catalanes presos viven como si moraran en un hotel de cinco estrellas, en la prisión catalana en la que se encuentran. Se lo debemos al juez progresista Marlaska, el compañero de Gabinete de la ministra de Justicia. Enhorabuena. No se hagan ilusiones: Sánchez no va a explicar lo de su tesis en el Senado. Hablará del tiempo. El domingo, el ABC le volvió a sacar los colores. Su tesis es más falsa que una escopeta de madera. Te regalo mi dólar de oro.