familia e infancia

Una biblioteca infantil-juvenil en el corazón de Santa Cruz

Además de libros, en la biblioteca pueden encontrar multitud de actividades gratuitas para disfrutar en familia

Biblioteca Pública Infantil-Juvenil del Estado en Santa Cruz de Tenerife
Biblioteca Pública Infantil-Juvenil del Estado en Santa Cruz de Tenerife

Por Asunción Arrocha, Bibliotecaria

Siempre vi leer a mis padres y hermana. En casa había periódicos, revistas, novelas… pero no fue hasta los 14 años, y de esto ya hace mucho, que entré en una biblioteca. El colegio nos llevó de visita a la Biblioteca Pública. Me pareció un lugar increíble, pero también extrañamente misterioso, silencioso y austero. La verdad es que me sentí intimidada y me dio algo de miedo.

En enero de 1976 empecé a trabajar en la Biblioteca Pública del Estado en Santa Cruz de Tenerife, ¿quién me lo iba a decir? Desde mediados de 1990 hasta ahora trabajo en la sección infantil-juvenil. Sí, me convertí en bibliotecaria y tengo la suerte de poder decir que me encanta mi trabajo.

Junto a un equipo muy reducido, me propuse que esta sección iba a ser un lugar agradable, lleno de color, de voces (que no de gritos), de ilusiones y de muchos y variados libros. Una biblioteca viva, donde apetezca entrar, que sea una opción más de oferta lúdica/educativa y no una obligación.

No siempre ha sido fácil conseguir presupuesto para fondo bibliográfico, ni para contratar a profesionales de la narración oral y la animación a la lectura, pero, poco a poco y, con mucho esfuerzo, lo hemos conseguido.

Biblioteca Pública Infantil-Juvenil del Estado en Santa Cruz de Tenerife
Biblioteca Pública Infantil-Juvenil del Estado en Santa Cruz de Tenerife

Durante años ha sido la única biblioteca con una sección dedicada exclusivamente a las/os más jóvenes de la población, lo cual conlleva romper barreras. Afortunadamente, cada vez hay más bibliotecas que deciden aumentar el fondo infantil y juvenil y que realizan diversas actividades. Ya son muchas y muchos las/os compañeras/os que se implican en este sector.

Al llevar tantos años aquí, voy conociendo distintas generaciones de una misma familia. Es curioso atender a alguien que me plantea una consulta para sus hijas/os y, de pronto, me dice: “recuerdo cuando venía en busca de material para un trabajo del colegio y usted me prestaba libros”. Es bonito formar parte, en cierta manera, de su infancia y ahora de la de sus niños/as, ¡aunque con unas canas de más!

La biblioteca ha ido creciendo junto a sus usuarios/as. Algunas madres, y algún que otro padre, participan en talleres literarios. Y sus hijos e hijas, ya adolescentes, no sólo continúan haciendo uso del servicio de préstamo sino que proponen la creación de un club de lectura juvenil.

Aprendo cada día de las personas que se acercan con una consulta, tengan la edad que tengan. De la mamá a la que le preocupa que su hijo está triste porque se murió su mascota y quiere ayudarle con un cuento. O de la pequeña de sólo 4 años que llora porque no encuentra un libro: “sí, el que estaba allí… que sí, que sí, que era así de pequeño y azul…”.

Éstas son algunas de las actividades que organizamos, de forma gratuita, como todos los servicios de la biblioteca:

  • Taller de estimulación prenatal.
  • Bebecuentos, de 0 a 18 meses.
  • Bebecuentos, de 19 a 36 meses
  • Taller Expresarte, de 0 a 3 años.
  • Manos artistas, de 3 a 6 años.
  • La hora del cuento en familia, a partir de 6 años.
  • Talleres temáticos, a partir de 12 años.
  • Club de lectura.
  • Signándole a la infancia (lengua de signos para bebés).
  • Encuentros con la literatura infantil-juvenil.

Para saber más no duden en acudir a la biblioteca más cercana, descubrirán un mundo de posibilidades.