sociedad

La Marea Blanca clama en la calle que con la sanidad “no se negocia”

Diversos colectivos se manifiestan ante el Servicio Canario de la Salud para protestar por el desmantelamiento de la sanidad pública, los conciertos con la gestión privada y el “perverso mecanismo” de las listas de espera
Una imagen de la concentración a favor de la sanidad pública y contra las demoras en las citas con especialistas o intervenciones quirúrgicas. Sergio Méndez

Unas 200 personas se reunieron ayer en el exterior de la sede del Servicio Canario de la Salud (SCS), en Santa Cruz de Tenerife, para manifestarse contra las listas de espera y la mercantilización de la salud, coincidiendo así con el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que propugna “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr” como uno de los “derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”, y ese derecho a la salud “incluye el acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente”. A la convocatoria, organizada por los colectivos Marea Blanca Islas Canarias, la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Canarias y la Asociación Canaria Salud y Sonrisas, se sumaron otros movimientos, como la Plataforma en Defensa de los Derechos para la Fibrosis Quística, la Asociación para la Defensa de las Pensiones Públicas de Canarias, la Plataforma Feminista 8M Tenerife o Intersindical Canaria, además de simpatizantes de diversas ideologías políticas y sociales. “Reivindicamos el derecho a la salud, una salud pública y una salud de calidad”, subrayó Jorge Bethencourt, portavoz de la plataforma Marea Blanca Tenerife, quien recordó que Canarias sigue a la cola del Estado “en inversión sanitaria por habitante”. “Nos oponemos a la sanidad privada y sus conciertos sanitarios, muchos de ellos de la época del franquismo”, remarcó, para insistir luego en que la mejora de los servicios pasa por dotar de mayores recursos y por la contratación de personal sanitario”.

Bethencourt recordó que las Islas están a la cola nacional en muchos parámetros sanitarios. “Los pacientes sufren mayor número de días de demora tanto en operaciones quirúrgicas como en consultas especialistas y atención primaria”, afirmó el portavoz de Marea Blanca Tenerife, quien realizó un llamamiento a la sociedad canaria para que luche por “defender los servicios públicos”. Marea Blanca Tenerife cree que los ciudadanos “tienen que estar en la toma de decisiones”. “Tenemos que democratizar los servicios públicos y ponerlos al servicio de la ciudadanía, no al servicio de unos pocos que ven en los problemas de salud y en la enfermedad un negocio”, dijo Bethencourt, que señaló que “las clínicas privadas y sus empresarios, se han hecho ricos llevándose el dinero de los canarios”.

En el caso de Tenerife, indicó que “no tenemos hospitales comarcales en el norte y en el sur de la Isla, porque el sector privado entorpece esa labor que debería ser liderada por nuestro Gobierno, si es que de verdad defendieran los derechos de la ciudadanía, pero desgraciadamente están al servicio de diversos intereses privados”.

En este sentido, ayer, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), reclamó a la Consejería de Sanidad el expediente administrativo relativo a la demanda contra los conciertos sanitarios entre el Servicio Canario de Salud y la sanidad privada, presentada por Intersindical Canaria.

TE RECOMENDAMOS