superconfidencial

No aprenden

En España -ya está bien de llamar a España “este país”- nadie aprende de los errores, principalmente el PSOE, que no aprendió con el Frente Popular que desencadenó el final de la república, su amada república, y el comienzo de una terrible guerra civil, estirada adrede por Franco para que su cruel victoria -igual de ...read more →

En España -ya está bien de llamar a España “este país”- nadie aprende de los errores, principalmente el PSOE, que no aprendió con el Frente Popular que desencadenó el final de la república, su amada república, y el comienzo de una terrible guerra civil, estirada adrede por Franco para que su cruel victoria -igual de cruel fue la derrota republicana- durara más tiempo. El PSOE, además, se ha encargado ahora de agitar las cenizas de aquel conflicto, mezclándolas con las del dictador que dominó el país con mano de hierro desde que empezó la guerra hasta que se murió en la cama en 1975. En los países latinos es normal que durante una serie de años se viva de las obras de las superadas dictaduras. En Venezuela, las mejores carreteras son las que construyó Pérez Jiménez. Aquí no embalsamos más agua que la que embalsó Franco, aunque es verdad que las carreteras y las comunicaciones ya están a nivel europeo. ¿Se mamaba menos con Franco? No lo sé, quizá fuera porque había menos que mamar. Pero la mamandurria nacional a la que asistimos en democracia es impresionante. España debe estar a la cabeza de la corrupción de Europa, como lo estuvo Italia hasta que empezaron a meter en la cárcel a los políticos y a los intermediarios y Bettino Craxi tuvo que huir -y morir-en Túnez. Entonces se asustaron. No hay nada peor, sin embargo, que un estado judicial, porque los jueces son unos pésimos gestores -tampoco es esta su misión-, pero si no fuera por ellos en Cataluña, por ejemplo, ya estarían celebrando con cava su independencia chimba. Lo dicho: nadie aprende en este país de los errores del pasado. Pide la izquierdona república y miren en lo que desembocó la república: en un Frente Popular que nos trajo la guerra. ¿Y ahora por qué siguen pidiendo lo mismo?