automovilismo

‘Medardo, nacido para correr y… ganar’, un libro imprescindible

La sede de Canaauto BMW acogió la presentación en Tenerife del extenso trabajo que recopila la trayectoria y las mejores anécdotas y vivencias de una de las leyendas de los rallys canarios

Antonio Armas durante la presentación del libro sobre la trayectoria del piloto de Rallys Medardo Pérez. | Fran Pallero

Las instalaciones de Canaauto BMW en Taco acogieron ayer la emotiva presentación del libro Medardo, nacido para correr y… ganar un libro que expone la trayectoria de Medardo Pérez es uno de los deportistas más laureados del automovilismo canario. El acto contó con la presencia del director general de Canaauto, Antonio Armas, el propio Medardo Pérez, uno de los autores del libro, José Manuel Rivero (faltó a la cita Juan José Alonso, su amigo y copiloto más cercano), y Alfredo Medina, que realizó una dilatada exposición del piloto.

Todos pusieron en valor la gran trayectoria del piloto nacido en La Palma, pero afincado en Gran Canaria, que debutó en 1972 y a partir de ahí forjó una leyenda deportiva y un sólido palmarés durante 20 años. Participó en 199 pruebas, logrando 101 victorias absolutas, corrió un total de 1956 tramos cronometrados y obtuvo un total de 846 mejores tiempos.

El piloto de Rallys Medardo Pérez. | Fran Pallero

Una presentación en la que Pérez se emocionó, respondió a las preguntas de los presentes y firmó libros. Una acto en el que estuvo acompañado por los BMW 320 y 323 que le dieron su mayor gloria, antes de continuar con el Porsche y el mítico Lancia 037 Rally. Medardo, historia viva de los rallys canarios, seguirá aún más vivo en el recuerdo gracias a un libro que recopila sus vivencias y memorias.

Pérez abrió el camino y dejó una gran huella dentro y fuera de las Islas. El bicampeón del Mundo de Rallys y del Dakar, Carlos Sainz, Beny Fernández, Carlos Alonso-Lamberti, José Mari Ponce, Copi Capdevila, Gerard de la Casa, Teo Martín o Nicomedes Pérez, aportaron su visión de Medardo.

Medardo Pérez junto a su BMW 320 con el que logró magistrales victorias. | Fran Pallero