el charco hondo

Pedale@ndo

Si se vive en La Laguna, las bicicletas son para el verano, y solo para los del casco histórico; cualquier otra estación, o distrito municipal, desincentiva el pedaleo que Unid@s ha transformado en iniciativa, propuesta que se resume en reducir la jornada al personal que acuda a trabajar a golpe de pedal. Y olé. Guau. ...read more →

Si se vive en La Laguna, las bicicletas son para el verano, y solo para los del casco histórico; cualquier otra estación, o distrito municipal, desincentiva el pedaleo que Unid@s ha transformado en iniciativa, propuesta que se resume en reducir la jornada al personal que acuda a trabajar a golpe de pedal. Y olé. Guau. Por partes. No está mal promover, y premiar, el uso de soluciones que ni ensucien ni contaminen, claro que no. Viene bien convencer a los trabajadores públicos, en particular, y a los vecinos, en general, de las bondades de hacer ejercicio -dejando fuera, ojo, a los autónomos, que ya van a pedal sin tener que subirse a una bici-. Eso sí, sin ánimo de empañar la buena intención de la moción, que hoy se abordará en el pleno del Ayuntamiento, resulta de obligado cumplimiento alertar sobre los peligros, e injusticias, que dicha propuesta conlleva. En primer término, cabe catalogarla de medida discriminatoria. Cómo calificar si no una idea que penaliza a los trabajadores que viven en, por ejemplo, La Punta o La Cuesta; porque, a ver, ¿hay alguien en Unid@s capaz de pegarse tamaña pechada sin bajarse de la bici?, si es que llegan enteros a su oficina, ¿acaso pretenden exigir a los funcionarios que se pongan a trabajar sin cogerse un respiro de una o dos horas? Dado el esfuerzo que dicha propuesta exige a quienes tienen su casa en según qué distritos, lo sustancial no será que se les reduzca la jornada, sino que, por causas cardiovasculares sobrevenidas, reduzcan la plantilla por defunciones. Si es que sobreviven en su diaria subida al puerto de montaña de primera categoría, habría que facilitarles una ducha, no ya para el sudor, porque tratándose de La Laguna solo podría ser escarcha, sino por el olor, y es aquí donde se impondría completar la medida con las correspondientes duchas, abriéndose la posibilidad de seguir recortando la plantilla por decesos bajo el chorro de agua, a primera hora de la mañana, en instalaciones municipales insuficientemente preparadas para el frío lagunero. Aplaudiendo la buena fe de María José Roca, impulsora de una moción que va más allá de lo de las bicis (siendo justos, hay que decirlo), pero sin dejar de incidir en que discrimina a los funcionarios que viven cuesta abajo, ¿realmente cree, concejal, que al personal municipal le merece esto de dejarse pulmones, gemelos y espalda pedaleando, por solo seis minutitos diarios de reducción de la jornada?