China

Vendió un riñón para comprarse un iPhone y acaba postrado en una cama

Sin el consentimiento de sus padres, Wang contactó con algunos intermediarios, quienes llegaron a un acuerdo con los médicos que operaron al chico

Xiao Wang quería adquirir un móvil iPhone y una tableta iPad a toda costa. | FOTO: EL ESPAÑOL

Xiao Wang quería adquirir un móvil iPhone y una tableta iPad a toda costa, y lo hizo. Con tan solo 17 años, este joven chino decidió vender uno de sus riñones por 2.600 euros para pagar ambos aparatos.

El caso, que ocurrió en el año 2011, conmocionó al país. Sin el consentimiento (ni conocimiento) de sus padres, Wang contactó con algunos intermediarios, quienes llegaron a un acuerdo con los médicos que, finalmente, operaron al chico. Nueve personas fueron detenidas, incluido el doctor que llevó a cabo la intervención.

Sin embargo, las consecuencias más drásticas de esta descabellada historia llegan ocho años después: la situación física del afectado empeoró, sufrió una insuficiencia renal y, a día de hoy, se encuentra postrado en una cama y conectado a una máquina de diálisis de por vida.

Wang, a sus 25 años, necesitará asistencia médica las 24 horas por un teléfono móvil y una tableta.