polÍtica

El Gobierno de Clavijo se ha reunido en ocho islas

El Consejo de Ministros ha celebrado quince sesiones fuera de Madrid desde 1976, en nueve ciudades distintas; dos veces, en Las Palmas de Gran Canaria (1996 y 2009)
CONSEJO MINISTRO CONSEJO GOBIERNO
ZAPATERO Y CLAVIJO
José Luis Rodríguez Zapatero, en Las Palmas de Gran Canaria (2009) y Fernando Clavijo, en La Graciosa (2019) / DA

El compromiso de Pedro Sánchez de celebrar un Consejo de Ministros en Canarias si los servicios de mantenimiento del palacio de la Moncloa no cambian el colchón de la habitación presidencial tras las elecciones del 28 de abril ha desatado la furia del Ejecutivo autonómico y de CC. “Refleja la actitud colonial de alguien que le falta el respeto sistemáticamente a Canarias”, reaccionó Fernando Clavijo. “Estas islas necesitan responsabilidad y no palabras vacías o visitas”, remató la candidata Ana Oramas. Debe de ser que lo que se cuece en las urnas les huele a chamusquina. El secretario general de Coalición, José Miguel Barragán, rebajó la euforia de Sánchez con agua del grifo: “Solo los ciudadanos son soberanos para decidir a quiénes quieren como gobernantes”. La presencia del líder socialista precedió a la de Pablo Casado (PP), que ofreció otra taza de caldo: “Lo haré yo. Pero nos conformaríamos con que se cumplieran los acuerdos adoptados en Madrid”.

Desde 1976, el Consejo de Ministros se ha reunido en quince ocasiones fuera de la capital. La última fue el 21 de diciembre de 2018 en Barcelona. Antes del anuncio de Canarias, Pedro Sánchez había deslizado la intención de trasladar a sus ministros a Alicante en marzo (un acto de campaña, finalmente) y Extremadura (sin fecha). La cita del 26 de octubre en Sevilla era la  primera vez en más de ocho años que se convocaba un Consejo en un lugar distinto a la villa y corte, después de la sesión del 19 de marzo de 2010, con José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), en la ciudad hispalense. José María Aznar (PP) acumuló cuatro, uno menos que Zapatero. A Mariano Rajoy (PP) le dio pereza. Dos contabilizó Felipe González (PSOE) y uno, Adolfo Suárez (UCD). Antes, el rey Juan Carlos presidió dos: en Barcelona y Sevilla. En total, han sido diez plazas: Madrid, Barcelona, Sevilla, A Coruña, Palma, Huelva, Santiago de Compostela, Mérida, León y Las Palmas de Gran Canaria. Aznar también trasladó  una reunión ministerial a Santa Cruz de Tenerife, en junio de  1997, y Suárez dedicó a Canarias un Consejo de Ministros monográfico en la Moncloa.

Segundo Gobierno de José María Aznar (de mayo de 1996 a enero de 1999). / DA
Segundo Gobierno de José María Aznar (de mayo de 1996 a enero de 1999). / DA

El 29 de noviembre de 1996, el Gobierno rellenó un cheque de 80.000 millones (de pesetas) extendido a Canarias (los Presupuestos  Generales del Estado de 1997 incluirían  un plan de empleo para cinco años), firmó traspasos de competencias (entre ellas, las de la Administración de Justicia) mediante ocho reales decretos, aprobó un proyecto de ley para la cogestión de los parques nacionales, prometió una embarcación rápida para La Gomera y garantizó el poder adquisitivo de las pensiones hasta el 2000. El matrimonio José María Aznar-Ana Botella compartió una cena con Manuel Hermoso (CC) y Asunción Varela en el salón Tacoronte del santacrucero Hotel Mencey. El primer ministro recibió a los presidentes de los cabildos (la Fecai, coordinada por el palmero José Luis Perestelo), que le plantearon la supresión de la tasa aeroportuaria para los vuelos interinsulares y en las conexiones con la Península, y acudió al Ayuntamiento.

Aznar ponderó las relaciones con CC, aliado en su investidura y socio del PP en la comunidad autónoma. Hermoso saludó a Aznar con una mano y con la otra le reclamó lo pactado. Los  titulares de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, y de Trabajo, Javier Arenas, asomaron en una rueda de prensa junto al portavoz, Miguel Ángel Rodríguez, que dimensionó “la trascendencia histórica” del momento.

Reunión del Consejo de Ministros en Las Palmas de Gran Canaria, el 9 de octubre de 2009. / DA
Reunión del Consejo de Ministros en Las Palmas de Gran Canaria, el 9 de octubre de 2009. / DA
Foto de familia: José Luis Rodríguez Zapatero, entre Paulino Rivero y Jerónimo Saavedra. / DA
Foto de familia: José Luis Rodríguez Zapatero, entre Paulino Rivero y Jerónimo Saavedra. / DA

El 9 de octubre de 2009 -a la vuelta del verano se cumplirá, por lo tanto, una década-, el Consejo de Ministro decidió, en uno de los diversos puntos del orden del día, invertir “en torno a 25.000 millones de euros con un horizonte de diez años” a través del Plan Estratégico para Canarias, compuesto por cinco ejes de actuación, 39 objetivos y un centenar de medidas concretas. La jefatura del Gobierno canario la ocupaba Paulino Rivero (CC), con José Manuel Soria (PP) de vicepresidente. “En primer lugar, quiero agradecer, en nombre del Gobierno de Canarias, al presidente del Gobierno de España y al Consejo de Ministros que se hayan desplazado a Canarias para llevar a cabo una sesión de trabajo”. Así comenzó Rivero su intervención, previa a las preguntas, en la posterior comparecencia conjunta. Y concluyó: “Muchas gracias, señor presidente, por cumplir el compromiso que se ha ido fraguando durante estos últimos meses y hoy estamos dando un paso más para abordar los retos que tiene la sociedad canaria cara al futuro”. Zapatero: “En el debate del estado de la nación anuncié [a Oramas, en el Congreso] que el Gobierno celebraría un Consejo de Ministros en Canarias antes de fin de año, en este trimestre, y que en ese Consejo de Ministros aprobaríamos un Plan Estratégico para Canarias. Así lo hemos hecho”.

En agosto, Zapatero y Rivero habían coincidido en La Palma (por un incendio) y en Lanzarote. El dirigente isleño ilustró el trato mutuo con tres palabras: “Lealtad, diálogo y respeto”. Ahora, Clavijo se queja de un superávit de agravios: “Sánchez ni siquiera ha tenido la deferencia de contestar a nuestra solicitud de hablar [de los asuntos pendientes]”.

Consejo de Gobierno en La Graciosa. / DA
Consejo de Gobierno en La Graciosa. / DA

¡Me tiznas!, dice la sartén al cazo. El 16 de enero de 2019, Fernando Clavijo llevó el Consejo de Gobierno a La Graciosa, una isla  (depende administrativamente de Lanzarote) reconocida por el Estatuto de Autonomía  y discriminada en el reparto de los escaños parlamentarios. A sus vecinos, “de paciencia infinita”, les concedió su incorporación a la letra del himno oficial de Canarias, la denominación de un barco de vigilancia del medio marino y el rebautismo del puerto de Caleta de Sebo. En esta legislatura, las únicas sedes que faltan son El Hierro (en marzo de 2018 hubo, eso sí, una jornada bilateral de trabajo) y San Borondón.

TE PUEDE INTERESAR