política

Los partidos aparcan los pactos hasta la ‘batalla’ por el 26-M

El objetivo de los socialistas es que las alianzas no les penalicen en los venideros comicios locales; Cristina Narbona afirma que el partido no tiene “ninguna prisa” por formar Gobierno
Pedro Sánchez, entre la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la vicepresidenta general del partido, Adriana Lastra. EP
Pedro Sánchez, entre la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la vicepresidenta general del partido, Adriana Lastra. EP
Pedro Sánchez, entre la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la vicepresidenta general del partido, Adriana Lastra. EP

El PSOE intentará posponer sus pactos poselectorales para formar Gobierno a después de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo con el objetivo de que esas alianzas no le penalicen en esos comicios, informaron fuentes de la dirección socialista a Europa Press.

Desde primera hora de este lunes, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ya deslizaba ese mensaje, reconociendo que el partido no tiene “ninguna prisa” por formar gobierno y que su objetivo “inmediato” es hacer una buena campaña para la cita electoral de mayo.

Varios miembros de la dirección federal del PSOE admiten en privado que al PSOE le convendría mantener en la reserva los apoyos con los que contará para sacar adelante la investidura del presidente del Gobierno para evitar que esas alianzas puedan penalizarle en los comicios de mayo. Una de las fórmulas para que el PSOE consiga gobernar pasa por el apoyo o como mínimo abstención de los independentistas en la votación de investidura. Incluso contando con un eventual apoyo en la investidura de Unidas Podemos, Compromís, los regionalistas cántabros de Miguel Angel Revilla, PNV y Coalición Canaria, el PSOE se queda a un escaño de la mayoría absoluta. Por lo que, para sacar adelante la investidura en segunda vuelta, donde se necesitan más síes que noes, necesitaría la abstención de alguno de los partidos independentistas, ERC, Junts per Catalunya o Bildu. En rueda de prensa desde la sede del partido en Ferraz al término de la reunión de la Ejecutiva Federal para valorar los resultados del 28 de abril, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, confirmó que los socialistas se disponen a administrar los tiempos “con tranquilidad”. Reconoció, además, que el país se encuentra ya inmerso en la precampaña de las municipales y autonómicas que “de alguna forma cerrarán el cuadro de gobernabilidad en España”. De manera que, hoy por hoy, el PSOE no se plantea “de entrada nada” e irá hablando con todos los grupos con representación parlamentaria “en los próximos días”. “Habrá quien de entrada esté obstruyendo todo y quien no pida nada”, comentó Ábalos, que precisó que el interés del PSOE es poder ofrecer una “legislatura de estabilidad y que dure”, porque España no puede seguir “quemando” legislaturas. Sobre el diálogo con los independentistas, Ábalos defendió que se retome “con más impulso” una vez conformado el nuevo Gobierno, pero ha dejado claro que a la hora de llegar a acuerdos el PSOE no piensa superar el marco de la Constitución. Cuando se le preguntó si el PSOE está dispuesto a recuperar la figura del relator como coordinador de una mesa extraparlamentaria, Ábalos minimizó el alcance de esa figura, que definió como “instrumental”, sin valor de fondo

CASADO LLAMÓ PARA FELICITAR A SÁNCHEZ

Ábalos desveló que el presidente del PP, Pablo Casado, llamó a Sánchez para felicitarle por su victoria electoral, no así el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, fue el primero en llamarle para felicitarle y pedirle también la entrada de su formación en el futuro Gobierno. Aunque el PSOE no excluye a ningún grupo de las conversaciones para sacar adelante la investidura, ha reconocido que en estos momentos el partido no se plantea un pacto con Ciudadanos que, por otro lado, sigue excluyendo apoyar a Sánchez. “Aun no compartiéndola, hay que respetarla” (la posición de Ciudadanos), señaló Ábalos, que recordó en cualquier caso que el partido’naranja no se ha caracterizado por apoyar las medidas progresistas que el PSOE ha puesto en marcha.

TE PUEDE INTERESAR