Justicia

Nuevos recursos para que declaren los testigos clave contra Clavijo

Al igual que la Fiscalía, las dos acusaciones populares piden que se cite a José Padilla y otros trabajadores que ya han declarado cómo, presuntamente, el de CC favoreció a sus afines

Fernando Clavijo, tras declarar como imputado en el caso Grúas. Fran Pallero
Fernando Clavijo, tras declarar como imputado en el caso Grúas. Fran Pallero

Las dos acusaciones populares personadas en el llamado caso Grúas y que impulsan los grupos municipales de Unid@s se puede y Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF-NC) han presentado sendos recursos para que, finalmente, sean citados a declarar una serie de testigos que consideran “fundamentales” para dilucidar si el hoy presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, presuntamente favoreció a sus afines en la concesión del servicio de grúas lagunero. Los recursos, cuyas copias obran en poder de este periódico, persiguen lo mismo que ha solicitado la Fiscalía Anticorrupción, que, como adelantó ayer DIARIO DE AVISOS, también ha recurrido la decisión del Juzgado de Instrucción Número 2 de La Laguna por la que se rechazaba la presencia de estas personas en la causa.

Ahora será la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife (salvo que el referido juzgado cambie de parecer) la que decida si, finalmente, son relevantes o no para la causa lo que tengan que aportar el expropietario de la concesionaria, José Padilla, varios de los extrabajadores de dicha empresa (Autogrúas Poli) y el actual detentador de la concesión, José Luis Tacoronte, quien se hizo cargo de deudas que ascienden a unos 700.000 euros sin que se conozcan las posibles contraprestaciones.

De lo que pueda aportar el testimonio, por ejemplo, de Padilla se da buena cuenta en los recursos presentados, dado que en los mismos se recuerda que este empresario ya ha declarado, tanto ante la Guardia Civil como ante la comisión municipal que investigó el caso, que Clavijo supuestamente ordenó que el Ayuntamiento dejase de pagar a la concesionaria para forzar a que Padilla aceptase vender la empresa a un grupo de trabajadores, entre los cuales hay varios que han reconocido vínculos con el propio Clavijo. También ha acusado al hoy presidente de abroncarle por contratar a una persona sin consultarle antes y, en definitiva, actuar como si el coalicionero fuera, realmente, el dueño de la empresa de las grúas.