familia e infancia

Cómo detectar que tu hijo sufre el síndrome del Príncipe Destronado

Para la mayoría de los niños sentir celos por sus hermanos forma parte de su proceso madurativo

¡Vas a tener un hermanito! Muchas familias se muestran muy ilusionadas con la llegada de un bebé, todos son alegrías, ansias por escuchar su latido, ver de quién saca la naricilla, saber si tendrá el pelo rizado…pero, ¿para todos los miembros de la familia es igual de ilusionante este nacimiento? Siento decirles que no, para los hermanos del bebé no todo son alegrías y saltos.

Ante la llegada de sus hermanos la mayoría de los niños experimentan celos, de alguna forma, comienza la “competición” por el amor, la atención y los mimos de los papás…Ha llegado la hora de ceder el trono.

¿Qué es el Síndrome del Príncipe Destronado?

Se llama así a la fase de acomodación que experimenta un niño ante la llegada de un nuevo hermano. Sentir celos no es exclusivo de los hijos primogénitos, sino que puede darse en cualquiera de los hermanos, independientemente del orden que ocupen en la línea de nacimiento, incluso se han dado casos en hermanos adoptados. Como dije en la introducción del artículo, forman parte del proceso madurativo de los niños, pudiéndose manifestar a cualquier edad.

¿Cómo se comporta un niño cuando siente celos?

Ante la llegada del bebé los niños pueden sentir inquietud y miedo ya que piensan que sus padres los quieren menos ya que prefieren al nuevo hijo. Los comportamientos más comunes son:

  • Mayor irritabilidad, lo que conlleva un aumento de las rabietas.
  • Dolor de tripa y de cabeza.
  • Retorno a etapas anteriores: el niño puede volver a hacerse pis o caca, pedir la chupa, querer la teta, dormir en la cuna, balbucear…Todos estos comportamientos intentan imitar los del bebé.
  • Llanto frecuente y sin motivo aparente.
  • Ignorar al bebé, e incluso agredirlo físicamente.

¿Qué podemos hacer para gestionar esta situación?

El proceso de aceptación ha de comenzar desde el embarazo, conviene anticipar todos los cambios que puedan darse con la llegada del nuevo miembro. A continuación les dejo algunas recomendaciones para llevar a cabo:

  • Hacer al niño partícipe del embarazo, llevarlo a las ecografías, preparar la habitación, opinar en la elección del nombre…
  • Hablar con el niño de cuando él era bebé, enseñarle fotos, contar anécdotas…
  • Involucrar al niño en los cuidados del bebé y agradecerle su ayuda.
  • Evitar los enfados y castigos cuando su comportamiento se deba a los celos.
  • Ignorar conductas disruptivas o que imiten los comportamientos del bebé.
  • No realizar comparaciones, cada niño debe ser validado y aceptado tal y como es.
  • Dedicar tiempo en solitario para el hermano mayor.
  • Explicar al niño las ventajas de ser el hermano mayor.

Todos los cambios son significativos para los niños y conllevan una adaptación, es importante acompañarlos con amor, esto ayudará a gestionar sus emociones y a su proceso de maduración.

Y recuerden, si observamos que la situación se agrava, debemos contactar con un especialista.

** Gabriela Darias Medina
Psicóloga Colegiada nº T-02420
https://www.facebook.com/SanaiaGM