Santa Cruz

Denuncian el riesgo de derrumbe de un muro de contención en San Andrés

Los vecinos de la calle Bustamante llevan meses exigiendo una actuación urgente en un espacio lleno de peligro por el que pasan a diario

En caso de derrumbe, unas vallas no frenarían su caída. DA
En caso de derrumbe, unas vallas no frenarían su caída. DA

Pasan a diario junto a una pared que amenaza con venirse abajo en cualquier momento. Se trata del muro de contención de la calle Bustamante, en San Andrés, concretamente en la ladera del pueblo. El muro presenta unas grietas considerables que, en los últimos meses, se han ido agrandando, al mismo tiempo que la preocupación de quienes a diario pasan por esta calle. La primera denuncia sobre el estado de esta pared data de noviembre del año pasado, cuando un vecino se dirigió a la Asociación de Vecinos El Pescador para alertar del estado del muro. “Muchos niños juegan a diario al pie de este muro. Tememos que pueda llegar a romperse y provocar un accidente, puesto que el cañizo que crece está haciendo que cada día el muro tenga las grietas mayores y aumente su número”. Con esta frase el vecino alertaba de la peligrosidad.

Desde El Pescador señalan que, al día siguiente de recibir la misiva, se pusieron en contacto con la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz para que tomara las medidas oportunas. También registraron por escrito la queja junto a la fotografías. “Debemos tener en cuenta que es un muro de contención y que por esa razón el peligro de rotura es aún mayor”, remarcan desde la asociación. En febrero de este año, después de las continuas llamadas e insistencia de El Pescador, la Policía Local y técnicos de la gerencia vallaron el muro e informaron de que estudiarían el problema y buscarían una solución. “Después de cinco meses todo sigue igual, salvo el muro, ya que las grietas son aún mayores. Las vallas continúan sin tocarse y no se ha actuado en el mismo”, denuncia la asociación de vecinos, que ha continuado insistiendo. “La última respuesta es de hace algo más de dos meses, cuando nos dijeron que el muro era privado y que iban a actuar de manera subsidiaria en el mismo. El problema es que el deterioro del muro es cada día mayor. Requerimos una actuación inmediata y urgente. Después de ocho meses con este asunto, y dado el peligro de derrumbe del muro, consideramos que ya es hora de que se proceda a la reparación del mismo”.